Pascual Valiente, en la sede del Colegio de Abogados.
Pascual Valiente, en la sede del Colegio de Abogados. - Francis Jiménez
ENTREVISTA

El decano del Colegio de Abogados: «El principal problema de la justicia en Cádiz es la lentitud y la falta de medios»

Pascual Valiente renueva como máximo representante de los letrados gaditanos con la petición de que se destinen más recursos a personas e infraestructuras

Actualizado:

Los abogados gaditanos acaban de elegir a su decano para los próximos cuatro años más. El rostro, les será familiar: se trata de Pascual Valiente, que renueva un cargo que compaginará con el de máximo representante de los abogados andaluces. En un momento en que se debate el futuro del sistema judicial en España, Valiente tendrá que lidiar con la falta de medios destinados a la justicia y con la petición de una Ciudad de la Justicia en Cádiz.

–¿Cómo afronta este nuevo mandato en el Colegio de Abogados de Cádiz?

–Con mucha ilusión y con enorme responsabilidad; el hecho de que mis compañeros generosamente me permitan continuar cuatro años más como decano, revalidando el cargo sin oposición, me obliga todavía más a trabajar por nuestra profesión y por nuestros colegiados.

–¿A cuántos abogados representa el Colegio en la actualidad? ¿Hay alguna comarca de la provincia que necesite más profesionales de este tipo?

–Actualmente somos más de 2.800 colegiados, distribuidos por toda la provincia. Afortunadamente, creo que en todas las localidades de la provincia hay suficientes abogados, perfectamente cualificados, porque la formación y excelencia profesional es la misma para todos los abogados sin distinción de donde se ubique cada despacho.

–En la actualidad, ¿cuáles son los principales problemas con el que se enfrenta el colectivo de los abogados en la provincia?

–La mayoría de los problemas a los que nos enfrentamos los abogados son los mismos problemas que padece la Justicia y que repercute en nuestros clientes: la lentitud, la sobrecarga de los Tribunales (especialmente grave en los Juzgados de lo Social, el Juzgado de lo Mercantil y el Juzgado que resuelve las condiciones generales de contratación como las reclamaciones de las cláusulas suelo) y la falta de medios. A ello hay que añadir la situación de nuestra provincia, que no termina de recuperarse, lo que indudablemente afecta a la generación de actividad económica, que es determinante de la actividad profesional de los abogados, que ejercemos una labor fundamental de prestación de los servicios jurídicos necesarios para este crecimiento económico.

«Se está cumpliendo en el pago a los abogados de oficio, pero la retribución es muy mejorable»

–¿Qué servicios ofrece el Colegio de Abogados a sus miembros?

–Las prestaciones que procuramos a los colegiados son muchas. Están los servicios colegiales de naturaleza administrativa, que se ofrecen físicamente y también telemáticamente, a través de medios informáticos, así como la gestión del Turno de Oficio. Por su puesto, también ofrece servicios de biblioteca digital, cobertura de Seguro de Responsabilidad Civil, formación habilitante para el ejercicio de la Abogacía a través de nuestra Escuela de Práctica Jurídica, formación continua a través de cursos y jornadas; y, por supuesto, la defensa de los intereses de la profesión. Para la Junta de Gobierno es muy importante que los servicios colegiales puedan prestarse telemáticamente, llegando a todos los colegiados, para que puedan acceder desde sus despachos.

–¿En qué situación se encuentra ahora mismo el turno de oficio?

–Esta pregunta se puede analizar desde diferentes perspectivas. Desde la perspectiva del servicio público que prestamos los abogados creo que está en un momento excelente, porque la cualificación de los abogados de oficio permite garantizar la prestación de un servicio de enorme calidad, como así lo vienen reconociendo los beneficiarios de la Asistencia Jurídica Gratuita. Desde la perspectiva de la retribución a los abogados, entiendo que es muy mejorable y en esto estamos trabajando. Sí tengo que reconocer que actualmente los pagos están al día y se está cumpliendo puntualmente con el calendario de pagos por la Administración, lo cual valoramos muy positivamente.

–¿Cómo les afecta a ustedes la dispersión de instalaciones judiciales de la capital?

–Nos afecta muy negativamente; creo que tanto los abogados como los procuradores somos los más afectados, porque tenemos que desplazarnos varias veces en una misma mañana para poder comparecer en un Juzgado u otro, lo que es especialmente grave con los retrasos de los horarios de señalamiento. Pero no sólo es un problema de dispersión, sino de calidad de las instalaciones. Cádiz debe aspirar a tener una ciudad de la Justicia moderna, funcional, de nueva planta, que responda a las necesidades de una capital de provincia, similares a las que se han construido en otras ciudadaes como Málaga, Almería o Córdoba.

–¿Aconsejaría a un joven que está en el último año de Bachillerato estudiar Derecho?

–Sin duda; Derecho es una carrera que permite no solo conocer el ordenamiento jurídico, sino que faculta al estudiante para poder razonar sobre cómo son las relaciones jurídicas entre las personas, las empresas, las instituciones, etc; razonamiento que va a permitir posteriormente, al finalizar la carrera y mediante la superación del Curso de Acceso a la Abogacía, ejercer esta profesión, que para mi es apasionante, como lo es la defensa de los derechos y libertades de los ciudadanos.

–Por último, usted ha sido designado también como responsable de los Abogados a nivel andaluz, ¿qué medidas va a impulsar su equipo? ¿Qué le pedirían al futuro presidente de la Junta?

–El equipo del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados lo integramos todos los Decanos de los distintos Colegios de Andalucía. Y entre las medidas que vamos a impulsar está el fortalecimiento del papel del Consejo Andaluz como interlocutor ante la Consejería de Justicia de la Junta de Andalucía y ante los Tribunales de Justicia de Andalucía en defensa de los intereses comunes de todos los abogados andaluces, incrementando la presencia institucional y reivindicando las mejoras necesarias para el ejercicio de nuestra profesión. Al futuro Presidente de la Junta de Andalucía le pediría que sea especialmente sensible con el magnífico trabajo que vienen desarrollando los abogados del Turno de Oficio y que ello se traduzca en una mejora de los baremos, que retribuya más dignamente el trabajo que miles de abogados andaluces desarrollan como muestra de la función social de la Abogacía, como profesión comprometida en la defensa de los derechos y libertades de los ciudadanos, especialmente los más desfavorecidos.