Entrada del 'Oasis' este martes en Cádiz en dirección al astillero - ANTONIO VÁZQUEZ
INDUSTRIA

Casi 3.000 personas pondrán a punto en Cádiz al 'Oasis'

El crucero, uno de los más grandes del mundo y con mayor oferta de ocio, se somete en la Bahía a la modernización de algunas de sus instalaciones

CÁDIZActualizado:

El crucero 'Oasis of the Seas' ya se encuentra en el dique del astillero de Cádiz para una reforma integral. Este barco, de la compañía Royal Caribbean, permanecerá en las instalaciones de Navantia hasta el próximo 10 de noviembre. La factoría gaditana inicia así un amplio programa de obras que se extenderá hasta 2021 gracias al contrato firmado con la naviera mediante el cual Royal Caribbean delega en Navantia-Cádiz el mantenimiento y la reparación de sus barcos desplazados en el Caribe.

El cierre temporal por obras del astillero de Bahamas, donde los barcos de la Royal pasaban sus inspecciones, ha favorecido a Navantia en este movimiento de fichas, ya que la convierten a partir de ahora en el epicentro del mantenimiento de los cruceros de Royal Caribbean. El acuerdo ha permitido a la empresa española asegurar de una tacada 37 obras de cruceros programadas para los próximos 24 meses. Al margen de este carrusel de intervenciones en cruceros de la Royal, el astillero gaditano seguirá prestando servicio a las empresas de transporte marítimo, al Ministerio de Defensa y a la Uss-Navy, en Rota.

El 'Oasis' ya estuvo en la planta de Cádiz el pasado abril a raíz del accidente sufrido en el astillero de Bahamas, donde una grúa del dique donde realizaba una varada técnica se desplomó sobre una de sus cubiertas. La nave sufrió considerables desperfectos que precisaban de una reparación inmediata. Los trabajos de reforma se llevaron a cabo en un tiempo récord en Cádiz, ya que la embarcación debía estar en funcionamiento en los primeros días de mayo. El crucero abandonó el centro de Navantia el 5 de mayo totalmente saneado y listo para cubrir la oferta de verano. La reparación se desarrolló en menos de 15 días.

El 'Oasis' regresa de nuevo al astillero de la capital para someterse a una profunda reforma de varias de sus instalaciones tanto de ocio como de alojamiento y máquinas. Casi 3.000 personas trabajarán a destajo durante los próximos días para aumentar aún más la calidad de lujo y ocio de este gigante del mar. Royal aporta 2.000 personas de subcontratas propias para los trabajos interiores, mientras que la mano de obra que pone Navantia y la industria auxiliar de la Bahía supera las 800 personas.

La mejora del crucero consiste en la instalación de dos estabilizadores, mantenimiento de los sistemas de propulsión, intervención en cuatro hélices, pintura y la colocación de una chimenea. Además, se cambiarán los balcones interiores de los camarotes y está prevista una reconversión de la zona acuática con la ampliación de los toboganes.

Este barco pertenece a la serie 'Oasis' de la Royal que se caracteriza por ser de los más modernos de la flota. Fue botado en 2008 y tiene capacidad para 6.400 pasajeros. Su eslora es de 362 metros y cuenta con una manga de 65,5 metros. Se construyó en el astillero de STX Europe, en Turku (Finlandia) y es, junto con el 'Allure of the Seas', el crucero más grande del mundo. En 2013 la compañía situó a Barcelona como su puerto base.

El barco cuenta con nueve cubiertas, 17 plantas, una pista de hielo, una cancha de baloncesto, un simulador de surf, dos paredes para escalada vertical, 10 jacuzzis y dos piscinas gigantes.