Isabel Fernández, en el IES Columela de Cádiz.
Isabel Fernández, en el IES Columela de Cádiz. - ANTONIO VÁZQUEZ
CALOR EN LAS AULAS

«¿Aire acondicionado? Pero si hay colegios de Cádiz que no tienen ni persianas»

La comunidad educativa denuncia que lleva advirtiendo de las altas temperaturas sin que se tomen medidas efectivas

CÁDIZActualizado:

«No tiene sentido que el calor le pille por sorpresa a los responsables de Educación. En junio ya advertimos de que no se estaban tomando las medidas necesarias pero, claro, como las temperaturas no eran tan altas, las reuniones no se tomaron muy en cuenta». Quien habla es Isabel Fernández,profesora en el IES Columela de Cádiz, un centro educativo que, como el resto de los andaluces, está sufriendo la ola de calor en sus instalaciones.

«¿Que cómo lo llevamos? Como podemos». Fernández, que es también la delegada de Ustea en Cádiz, revela que a falta de medios tienen que recurrir a soluciones caseras como «abrir las ventanas y las puertas o dejar que salgan a beber agua con frecuencia». De momento, no han tenido que lamentar mareos ni lipotimias, «pero es verdad que es incómodo dar clase y que el tema principal sea, precisamente, el calor».

Respecto a la idea de que se instale aire acondicionado en todas las aulas, Fernández responde con ironía, «¿aire acondicionado? Pero si hay centros en que no tienen ni persianas». La docente y sindicalista cree que los planes de climatización de la Junta deben pasar por buscar soluciones específicas para cada centro, «porque, incluso, habría colegios e institutos que no tendrían potencia suficiente para soportar un aire acondicionado».

Fernández pone un ejemplo concreto. Tiene una hija en el colegio Celestino Mutis de Cádiz capital «cuyo patio está en el techo del edificio, ahí lo prioritario es colocar un toldo». También refiere que muchos padres están optando, como en el caso del colegio Reyes Católicos, por comprar ventiladores ante la falta de respuestas de la Junta.

Entre posibles medidas que se pueden desarrollar apunta a la colocación de plantas en los patios, los mencionados toldos, «o un doble techado que facilite las corrientes de aire». En cualquier caso, «hay que estudiar la situación concreta de cada colegio para actuar de la mejor manera posible». También cree que una de las soluciones es cambiar los horarios de clase, pero apunta a que debe decidirse con una mayor anticipación.

«Eso sí, me da un poco de pena que siempre que hablamos de estos asuntos se ponga el foco en los colegios públicos, cuando en los concertados también sucede», detalla Fernández.

«En los despachos no falta el aire»

La delegada de Ustea subraya que «los del sector de la enseñanza somos los únicos trabajadores de la Junta que no tenemos garantizada la climatización», a lo que agrega que «en los despachos, sin embargo, no falta el aire acondicionado». En el mismo sentido, insiste en que el problema no es sólo de calor en verano, ya que «en invierno ya hemos denunciado lo mismo con el frío».

Y el problema puede ir a más por el cambio climático, ya que «antes el problema se localizaba sobre todo en junio y en algún día en septiembre, pero ahora llevamos casi todo el mes así y, además, se ha juntado con la humedad», detalla Fernández.

En su triple condición de profesora, sindicalista y madre de alumna una de las cosas que peor lleva de esta situación es que «sean en muchos casos los padres los que terminan buscando soluciones por su cuenta ante la lentitud de la Junta para hacer cualquier trámite burocrático».