A partir del miércoles la entrada a Rubio y Díaz y otras calles estará restringido a vehículos.
A partir del miércoles la entrada a Rubio y Díaz y otras calles estará restringido a vehículos. - Antonio Vázquez
MOVILIDAD

Peatón, usted tiene preferencia

A partir del miércoles diez calles de intramuros estarán restringidas al tráfico de vehículos de forma permanente

CádizActualizado:

El próximo 12 de diciembre las calles Rubio y Díaz, Rosario, Feduchy, plaza del Palillero, Montañés, plaza de Candelaria, plaza Mendizábal, calle Santo Cristo, Manzanares y Sánchez Barcaiztegui serán semipeatonales. Desde ese día el tráfico de vehículos pasará a estar restringido en este circuito callejero del casco histórico al que se sumará la calle Veedor, cuyas obras acaban de finalizar y abrirá el próximo miércoles también como vía semipeatonal.

En el itinerario de acceso por Rubio y Díaz estará prohibida la circulación de vehículos, pero se contempla una serie de excepciones. Los vehículos con acceso a la zona de carga y descarga de Candelaria podrán hacerlo en horario de 8.00 a 12.00 horas y de 16.00 a 18.00 horas los días laborables. También podrán acceder los vehículos de personas con movilidad reducida, los usuarios de garajes, las ambulancias, los vehículos de servicio público, bicicletas y vehículos autorizados. Como condición, estos vehículos no podrán superar los 20 kilómetros por hora y deberán respetar la preferencia del peatón.

Durante esta legislatura se han peatonalizado o semipeatonalizado 18 calles en Cádiz

A la zona restringida al tráfico de la Plaza Candelaria únicamente podrán circular los vehículos para el servicio de carga y descarga existente en dicha plaza y en el horario establecido, así como los autorizados. En cuanto a Veedor, estará prohibida la circulación de vehículos pero se contemplan las mismas excepciones, salvo la carga y descarga, al no haber un lugar habilitado para ello en dicha calle.

El Ayuntamiento ha tomado la decisión sobre la movilidad de este trazado del casco histórico tras analizar los resultados de la campaña especial de movilidad durante la Navidad de 2017 y tras haber mantenido encuentros con comerciantes y vecinos. Entre los argumentos que han pesado en esa decisión están «la movilidad, el medio ambiente y la capacidad comercial y turística» del casco histórico, apuntan desde el Consistorio, desde donde insisten en «seguir avanzando en el calmado de tráfico y la recuperación del espacio público para los peatones».

18 calles en una legislatura

Estas vías se suman a las otras que se han peatonalizado o semipeatonalizado en los tres años y medio de legislatura del actual equipo de Gobierno: Botica, Cardenal Zapata, San Germán, República El Salvador, Brújula, Mojarra y la plaza de Argüelles, esta última muy polémica a causa de una señalización inadecuada que hizo que los coches privados siguieran circulando.

Para el equipo de Gobierno la peatonalización es una cuestión fundamental para su modelo de ciudad según han repetido en numerosas ocasiones, especialmente el teniente de alcalde de Urbanismo, Martín Vila. En los programas electorales de ambos partidos, Por Cádiz sí se puede y Ganar Cádiz, proponían la peatonalización del casco histórico e incluso esta medida se incluyó en el acuerdo de gobierno de ambas formaciones cuando accedieron al gobierno municipal en junio de 2015. Este compromiso electoral se ha traducido a fecha de hoy, tras tres años y medio de legislatura, en dieciocho calles peatonalizadas total o parcialmente.

Más de un tercio peatonal

Esta carrera hacia la peatonalización, sin embargo, no es nueva. También está presente en el propio Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Cádiz aprobado en 2012 por el anterior equipo de gobierno y en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de 2013. Ambos contemplaban la peatonalización del casco antiguo con diferentes grados de accesibilidad. En el momento de la redacción del Plan General, (2010) más de la mitad de las calles del casco histórico de Cádiz ya contaban con algún tipo de restricción al tráfico y más de un tercio del callejero de intramuros ya era peatonal. Ya entonces de las 347 calles que tiene el casco antiguo, 158 eran circulables, 120 peatonales, 31 semipeatonales y 38 restringidas.

En 2010 más de un tercio de las calles del casco histórico ya eran peatonales

El actual equipo de Gobierno también ha hecho sus estudios y planes de movilidad orientados a la preponderancia del peatón y la bicicleta sobre los vehículos privados. El objetivo de los gobernantes, antes y ahora, pasa por un reto común: aumentar las vías peatonales. Cambia el ritmo, la manera de ejecutar los trabajos y el lenguaje empleado. Antes se hablaba de permitir la convivencia de los vehículos y los viandantes recurriendo a la peatonalización o a la semipeatonalización y de reordenar calles para el tráfico calmado. Ahora se habla de recuperar el espacio para el peatón y para las personas. Con todo, el Consistorio anunció recientemente que estaba inmerso en la redacción de un nuevo PGOU para su aplicación inmediata tras la expiración del actual, en 2020. En la renovación del documento urbanístico, aseguraron, la movilidad sostenible y la peatonalización tendrían mucho peso.

Diversidad de opiniones

En cualquier caso, ados días de materializarse lo que empezó como prueba piloto la Navidad pasada, hay opiniones diversas entre los colectivos con algún tipo de afectación. Los comerciantes del centro se posicionan a favor de una «peatonalización racional». «Las calles que están peatonalizadas ahora son las que más actividad comercial tienen, están más bonitas, tienen mejor iluminación», apunta Manuel Queiruga, de la asociación de comerciantes Cádiz Centro. Por este motivo está a favor de peatonalizar «otras calles del entorno» para ampliar el circuito comercial, «pero no peatonalizar por peatonalizar», matiza.

Los taxistas critican la medida que entra en vigor y los comerciantes la apoyan con reservas

De las que abrirán como semipeatonal a partir del día 12 está de acuerdo pero advierte del problema de aparcamiento que puede plantearse y desconfía de que las plazas que hay y las que están proyectadas sean suficientes. Próximamente se pondrán en uso las 300 plazas de aparcamiento gratuitas junto a la estación de autobús, en la carretera industrial. Hay otra bolsa proyectada dentro del puerto, en el muelle ciudad. Aún se desconocen cuando estarán a disposición del público pero son las más esperadas por los comerciantes por su ubicación estratégica para los clientes que quieran ir al centro a comprar. «Estamos contentos con el incremento de aparcamiento pero no sabemos si serán suficientes».

Taxistas disconformes

El sector del taxi está disconforme con las consecuencias de la semipeatonalización sobre su actividad. El motivo de su enfado es que se recorta el número de taxis en la parada del Palillero y la parada de la Catedral -actualmente en la plaza- se traslada a la de la calle Arquitecto Acero «lo que provocará que perdamos visibilidad y la gente nos vea menos», se queja el presidente de Radio Taxi, Rafal Reyes. «Parece que nos tienen fobia. Nos quieren los comerciantes, los vecinos, los clientes pero no nos quiere el ayuntamiento», dice enfadado por lo que considera que es «jugar con el bolsillo de la gente ajena».

Los hosteleros ya mostraron su disconformidad con los horarios de la carga y descarga en la experiencia piloto de la navidad pasada en el itinerario peatonal que comienza en la calle Rubio y Díaz. A partir del 12 de diciembre el horario para la carga y descarga será los días laborables de 8 a 12 y de 16 a 18 horas. Desde Horeca ya dijeron que muchos establecimientos hosteleros abren a partir del mediodía, lo que plantearía molestias a la hora de distribuir la mercancía en fechas de gran afluencia de público al centro como la Navidad.

El Ayuntamiento trabaja en un nuevo PGOU más sostenible aunque el actual prevé la peatonalización

Por otro lado, la Federación Gaditana de Personas con Discapacidad Física o sensorial (FEGADI) siempre ha respaldado las medidas de eliminación de barreras arquitectónicas y la prevalencia del peatón sobre otro medio de transporte. La Ley General de derechos de las personas con discapacidad establece desde 2017 que las condiciones básicas de accesibilidad de los espacios públicos urbanizados y edificaciones son exigibles. Entre estas condiciones destaca una que determina que las aceras e itinerarios peatonales deben tener una anchura libre de paso de al menos 1,80 metros. De lo contrario, correspondería crear una plataforma única de uso mixto donde acera y calzada estén al mismo nivel. En el caso del casco antiguo, un buen número de calles adolece de ese ancho de acera.

La asociación la Zancada, por su parte, ve «un acierto» la progresiva peatonalización de la trama urbana y apuestan por la peatonalización tal ycomo hicieron saber el año pasado cuando se puso en marcha el Plan Especial de Movilidad en Navidad. Por último, los vecinos del centro reclaman, entre otras peticiones, más información y una correcta señalización de las calles. A partir del jueves se verá la repercusión.