El Paseo Marítimo puede ser una de las zonas más afectadas si entra en vigor la nueva Ordenanza de Terrazas.
El Paseo Marítimo puede ser una de las zonas más afectadas si entra en vigor la nueva Ordenanza de Terrazas. - F. J.
Hostelería

La nueva ordenanza de terrazas deja en el aire 200 mesas de los bares de Cádiz

Los hosteleros presentan una decena de alegaciones al texto presentado por el Consistorio, que no recoge sus demandas

CádizActualizado:

El borrador elaborado por el Ayuntamiento de Cádiz sobre la nueva Ordenanza Municipal de Ocupación de la Vía Pública con terrazas no cuenta con el apoyo de los hosteleros. El texto que se encuentra en exposición pública, antes de que pase al Pleno para su aprobación, ha recibido hasta diez alegaciones por parte de HORECA (Patronal de Hostelería de Cádiz), al considerar que no recoge sus principales reivindicaciones. La principal alegación se centra en la planimetría que ha incluido el Consistorio, donde se recogen los metros y número de mesas asignados a cada uno de los hosteleros. En dicho documento, se recoge la pérdida de casi dos centenares de mesas por toda la ciudad.

Según el estudio realizado por la Asociación de Hostelería, la zona más perjudicada sería la del Paseo Marítimo, en el tramo que transcurre entre el Hotel Playa Victoria y Cortadura, donde se localizan más de 90 mesas que no podrían montarse. En este caso, son 20 centímetros los que impiden el acuerdo, pues son los que les faltarían a los negocios para seguir manteniendo las dos filas de mesas con las que cuentan en la actualidad. Precisamente, este aspecto iba a ser estudiado por los responsables municipales, aunque de momento el texto que se ha publicado recoge la propuesta que estaba en el borrador inicial.

En el casco histórico, las zonas más conflictivas coinciden con la calle Plocia, donde se perderían casi una veintena de mesas, así como en la calle Virgen de la Palma, que quedaría con casi 40 mesas menos que en la actualidad. A esta reducción, se suma también la calle Lubet, que está pendiente de las posibles obras que podrían llevar a cabo los empresarios para compatibilizar la zona peatonal y las terrazas.

En este sentido, desde la patronal han insistido en incluir un artículo en la nueva ordenanza en el que se garantice a los establecimientos que tienen terraza, el número de mesas que disponen en la actualidad, excluyendo aquellas que por razones de emergencia y seguridad no cumplan con los espacios acordados en el nuevo documento.

Además del mantenimiento de las terrazas actuales, HORECA también ha pedido puntualizar la ordenanza en aspectos que podrían perjudicarle si no se hace una correcta redacción del texto, ya que quedarían a libre interpretación. Entre otras, se pide que se explique de forma detallada la casuística para la instalación de los toldos en los diferentes negocios, ya que el texto solo hace alusión a su futura regulación en el plazo de un año.

El texto, que se encuentra en exposición pública, tendrá que ser aprobado en el Pleno para entrar en vigor

El artículo sobre las obligaciones de los hosteleros también han pedido que se matice, ya que la Ordenanza recoge que «el hostelero será responsable de las molestias producidas al vecindario por los ruidos que profieran los clientes como voces, griterío, cánticos, palmas». Al respecto, HORECA pide que se explique por escrito qué se entiende por voces, ya que el término voz puede entenderse como cualquier sonido emitido por una voz humana. «Es preciso definir y delimitar el término voces a efectos de ser considerado como molesto. Destacar al efecto que ya se recoge en el articulado el término grito, y definido este como expresión que se emite en voz muy alta, consideramos del todo innecesario y reiterativo incluir el término voces», recoge .

Entre otras cuestiones importantes, los hosteleros rechazan de forma frontal la condición de no tener pagos pendientes con la Seguridad Social para poder solicitar una terraza, incluir la normativa de la Demarcación de Costas en el texto o el plazo de espera para la aprobación de una nueva zona de terraza, que se ha fijado en dos meses.