Juan Marín durante su intervención en el foro La Voz de Cádiz.
Juan Marín durante su intervención en el foro La Voz de Cádiz. - A.Vázquez
ELECCIONES ANDALUCÍA

Juan Marín: «Estamos a un punto de tener los escaños para el cambio en Andalucía»

El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Junta de Andalucía ha hecho el anuncio durante su participación en el Foro LA VOZ en el Parador de Cádiz

CádizActualizado:

«Estamos a un solo punto del cambio de gobierno en Andalucía, con que crezcamos un punto, que pueden ser muy pocos votos, tendremos los escaños para hacer posible el cambio». Con estas palabras que el candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Junta de Andalucía, Juan Marín, ha pronunciado este jueves durante su participación en el Foro LA VOZ de Cádiz, en el que también ha intervenido la portavoz nacional de Cs, Inés Arrimadas, ha querido romper la baraja sobre un nuevo rumbo político en Andalucía «después de 40 años».

Según los cálculos del portavoz de Cs en Andalucía, podrían bastar muy pocos cientos de votos más para conseguir un escaño y, con el apoyo del PP, apear al PSOE del gobierno de Andalucía. «Estamos a un solo punto de ese cambio en positivo», ha dicho como acicate para movilizar a la gente a que acuda a las urnas el próximo domingo «para depositar el voto naranja». Sobre esta posibilidad «histórica», a tres días de las elecciones andaluzas, también ha insistido la líder catalana nacida en Jerez, que ha destacado que «estamos ante las elecciones más importantes para Andalucía en 40 años».

En su intervención en el foro celebrado en el Parador Atlántico de Cádiz, al que asistieron también el candidato provincial Sergio Romero; el diputado nacional, Javier Cano; el portavoz municipal en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao, y miembros de la candidatura, cargos orgánicos del partido y representantes de la sociedad civil gaditana, Marín ha desgranado las «soluciones» de Cs para los problemas de Andalucía (sobre todo desempleo, educación, sanidad y depuración institucional) pero también ha valorado a sus principales oponentes.

En el sprint final de esta carrera electoral lanzó varios dardos contra la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía y candidata socialista, Susana Díaz, de quien dijo que «no defiende a Andalucía» y la hizo acreedora, a ella y al PSOE, de las principales lacras de la comunidad andaluza. Con respecto a alianzas postelectorales, se mantuvo en su posición en los últimos días, es decir, sólo está abierto a pactar con el PP y a dar un no rotundo a PSOE y Podemos.

Sobre Vox

Sobre fuerzas políticas extraparlamentarias -ha declarado tras ser preguntado si aceptaría el apoyo de Vox- no habla porque no dejan de ser «hipótesis», a pesar de que el día anterior manifestara que aceptaría los votos de quien quiera un cambio en Andalucía pero cerraba la opción de negociación con el partido ultraconservador. «Digo sobre Vox lo mismo que diría si me preguntan por el PACMA», el partido animalista, ha declarado este jueves, y emplazó a los presentes al 3 de diciembre para hacer un análisis del «escenario político».

En el acto, al que también asistieron el director de ABC Sevilla, Álvaro Ybarra y el director de LA VOZ, Ignacio Moreno Bustamante, que fue el encargado de presentarlo y dar paso a Inés Arrimadas, Juan Marín ha encontrado hueco para arremeter contra Podemos: «Andalucía no se merece que su economía esté regida por Podemos», ha señalado con cierto tono de alarma. Aprovechando los mensajes directos a la línea de flotación de los partidos adversarios, aludió al «hundimiento del bipartidismo» y pidió la confianza de los gaditanos y andaluces diciéndoles que «no se resignen al voto del miedo del PSOE».

Del PP y PSOE ha opinado que «están nerviosos» por los sondeos electorales, todo lo contrario que Cs, «que estamos trabajando ilusionados y creciendo». Este optimismo naranja le ha valido al Marín para solicitar el «voto útil» a Ciudadanos: «Confío en los andaluces, gente sensata, honrada y trabajadora».

Las recetas de Cs

Marín ha recurrido a recordar a los andaluces que se tuvieron que ir a Cataluña para hablar de oportunidad para los andaluces a partir del próximo domingo. «Hoy hay una realidad que PSOE y PP quieren ocultar, pero sí han pasado cosas y tenemos problemas, sobre todo de índole socioeconómica». A partir de aquí ha trazado los ejes del cambio que propone Cs.

El primero de ellos es el empleo. O el paro, según se mire, que en Andalucía está ocho puntos por encima de la media nacional. «Hemos recibido más recursos europeos que nadie y tenemos más paro que nadie», ha dicho para luego recordar que «uno de cada cuatro parados son andaluces» y que el paro «estructural» es culpa de los gobiernos socialistas. En este sentido, no ha perdido la oportunidad de aludir (de pasada) a los EREs, las tarjetas black y otros asuntos que han llevado a destacados dirigentes socialistas al banquillo.

También ha incidido, en sentido negativo, a la tasa de temporalidad del empleo andaluz, «diez puntos por encima», y a la precariedad laboral. Las recetas naranjas para contrarrestar este escenario: el contrato único, recursos para las empresas, una ley de formación profesional basada en la formación dual (hay más de un 46% de paro juvenil en Andalucía), una oficina de evaluación de las políticas públicas, medidas de apoyo para los autónomos, tarifa superreducida para mujeres y para el ámbito rural y la reforma fiscal, varias de ellas iniciativas que se han presentado en el Parlamento Andaluz, «pero no se han aprobado porque eran de Cs». Como ejemplo puso la bajada de impuestos que promovió Cs y «que ha permitido a la Junta ingresar 15.586 millones de euros, es decir, 700 millones de euros más».

A preguntas de los asistentes al foro acerca de las medidas de empleo que propone Ciudadanos, Marín abogó por implementar medidas tanto desde las administración públicas como en la empresa privada: «¿Por qué no se pueden llevar a cabo planes de empleo en nuestras empresas?», se preguntó. Entre otras iniciativas de la receta de Cs contra el desempleo ha apuntado los planes de empleo, la eliminación de trabas burocráticas, la generación de confianza en las empresas y la formación dual.

Casi 1.000 millones sin invertir

Tras el empleo, en segundo lugar, ha puesto el foco en la economía andaluza subrayando que la Junta ha dejado de ejecutar más de 3.622 millones de euros en Andalucía «con las necesidades que hay» y «ha dejado de invertir 952 millones de euros».

La sanidad y la educación han ocupado el tercer bastión argumental de Marín, desglosando algunas de las cifras que ostenta la comunidad en diferentes ranking que la sitúan en el furgón de cola. «Es inconcebible que estos servicios públicos estén como están», «queremos poner la sanidad y la educación en manos de los que saben» y «cuando lo hagamos nos iremos a nuestra casa», ha dicho al respecto.

En materia nacional, ha apostado por «acabar con los privilegios para otros territorios» (en alusión al 'cuponazo vasco') contrarios a los intereses de los andaluces, afeó a Susana Díaz que «calle» y dijo no importarle que Rufián y Torra le denuncien «por defender a Andalucía».

Sobre inmigración, tras remarcar que «cada día llega un Aquarius a la provincia de Cádiz por el Estrecho de Gibraltar», Marín ha urgido a un «gobierno fuerte» que exija «soluciones y respuestas» en Europa porque «desde Andalucía no podemos más que dar acogida digna».