Juan Marín e Inés Arrimadas en el Foro La Voz - A. VÁZQUEZ
ELECCIONES ANDALUCÍA

Marín pide a los gaditanos que «no se resignen al voto del miedo del PSOE»

Inés Arimadas y Juan Marín han participado este jueves en el Foro LA VOZ en el Parador Atlántico

CádizActualizado:

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía en las elecciones autonómicas del 2 de diciembre, Juan Marín, han participado este jueves en Cádiz en el Foro LA VOZ celebrado en el Parador Atlántico donde han animado a ir a las urnas el próximo domingo a votar «por un cambio en Andalucía».

En el acto han estado presentes el candidato por la provincia de Cádiz el próximo 2-D, Sergio Romero; el diputado nacional de la formación, Javier Cano; el portavoz municipal en el Ayuntamiento de Cádiz, Juan Manuel Pérez Dorao, entre otros miembros de la candidatura de la formación naranja, cargos orgánicos del partido a nivel provincial y representantes de la sociedad civil gaditana.

Asimismo asistieron el director de ABC Sevilla, Álvaro Ybarra y el director de LA VOZ, Ignacio Moreno Bustamante, que fue el encargado de introducir el acto y presentar a la portavoz nacional de Cs.

Arrimadas ha centrado su intervención en la presentación del candidato recordando sus orígenes: «Como jerezana estoy viviendo estas elecciones como si fuera en primera persona porque me importa el futuro de mis padres, hermanos y amigos. Estamos en las elecciones más importantes de Andalucía en 40 años, nos hacían ver que no importaba lo que pasaba en Anducía fuera de la comunidad pero resulta que sí, nuestra tierra puede dar mucho más de sí si cambiamos de políticas y gobernantes», ha señalado animando al cambio el 2-D.

De su compañero, Marín, ha trazado un perfil de político honesto y trabajador: «Es un hombre honesto, trabajador, cercano. Tiene 27 años de experiencia fuera de la política y sabe lo que es levantar una baraja cada día y eso viene muy bien porque hay candidatos que no han trabajado jamás fuera de la política», ha recalcado sin olvidarse de su participación activa en el tejido asociativo y de su pasión por el deporte. «Esos valores también son buenos valores para ejercer en la política», donde Marín entró en 2007 fundando un partido, Ciudadanos Independientes de Sanlúcar (CIS) en Sanlúcar de Barrameda, conformado en gran parte por profesionales liberales y sociedad civil.

De Marín ha destacado que se presenta con «una hoja limpia» y «gran gestión»: «Pudo haber sido vicepresidente de la Junta, ha eliminado el impuesto de sucesiones, 31 chiringuitos políticos y bajado el IRPF a los autónomos y aumentar la tarifa plana a los autónomos».

Como hiciera el miércoles en un paseo electoral por la ciudad, Arrimadas ha animado a ir a votar: «Si Andalucía se levanta con ganar de votar, el gobierno de Andalucía cambiará».

«Sin miedo al cambio»

Marín ha recurrido a recordar a los andaluces que se tuvieron que ir a Cataluña para hablar de oportunidad para los andaluces a partir del próximo domingo. «Hoy hay una realidad que PSOE y PP quieren ocultar, pero sí han pasado cosas y tenemos problemas, sobre todo de índole socioeconómica». El primero de ellos, ha citado, el paro, que está ocho puntos por encima de la media nacional «y hay que hacer algo ya en política de empleo para eliminar el desempleo». «Hemos recibido más recursos que nadie y tenemos más paro y que las demás comunidades de España y uno de cada cuatro parados son andaluces», ha detallado.

En este sentido ha mencionado en sentido negativo, la tasa de temporalidad, diez puntos por encima y la precariedad del empleo. Y como recetas, ha apuntado el contrato único, recursos para las empresas, una ley de formación profesional basada en la formación dual (hay más de un 46% de paro juvenil en Andalucía), una oficina de evaluación de las políticas públicas, medidas de apoyo para los autónomos, tarifa superreducida para mujeres del ámbito rural y la reforma fiscal, varias de ellas iniciativas que se han presentado en el Parlamento Andaluz pero no se ha aprobado «porque eran de Cs».

Ha dado datos. Por ejemplo, que la Junta ingresó 15.586 millones de euros después de bajar los impuestos «como propusimos», es decir, 700 millones de euros más. En el campo de las promesas políticas se ha desmarcado de sus oponentes, «porque lo que unos prometen nosotros ya lo hemos hecho y hemos bajado los impuestos y puestos en marcha políticas sociales», como «670 millones de euros más a la educación y más recursos para la Justicia». También ha mencinoado alguno de sus objetivos a partir del 3 de diciembre: «Queremos poner la sanidad y la educación en manos de los que saben».

La situación de paro «estructural» andaluz la ha atribuido a los gobiernos socialistas recordando los casos en los que están imputados algunos de sus dirigentes por los EREs y las tarjetas black.

En segundo lugar ha puesto el foco en la economía andaluza subrayando que la Junta ha dejado de ejecutar más de 3.622 millones de euros en Andalucía «con las necesidades que hay» y ha dejado de invertir 952 millones de euros.

La sanidad y la educación han ocupado su tercer bastión argumental, desglosando las cifras que arrastra la comunidad en diferentes ranking. «Es inconcebible que estos servicios públicos estén como están» y nos comprometemos a hacer políticas para mejorar el futuro de Andalucía. «Cuando lo hagamos nos iremos a nuestra casa».

Susana Díaz también ha estado presente en su discurso hablando para ello de independiencia judicial y de acabar con privilegios para otros territorios. Frente a ello ha abogado por posicionar Andalucía en España y España en Europa.

En materia nacional, se mostró contrario al 'cuponazo' del País Vasco en contra de los intereses andaluces «ante lo que Susana Díaz se calla». También hubo minutos para Rufián y Torra y la cuestión catalana: «A mí no me importa que me denuncie Torra por defender Andalucía», algo que no hacen «ni Susana Díaz ni Moreno Bonilla».

Con la proximidad del domingo 2-D, ha apostado por «después de 40 años» ponerse a trabajar y ha señalado esa fecha dominical «para ponerse a ello». «Estamos a un punto de ese cambio en positivo», ha dicho como acicate para que los electores vayan a depositar «el voto naranja en las urnas».

También se ha acordado de lanzar algún dardo a Podemos: «Andalucía no se merece que su economía esté regida por Podemos». En esta línea ha hablado del hundimiento del bipartidismo, de la alarma de un gobierno con Podemos y del «voto útil e ilusionante que representa Ciudadanos».

De sus adversarios más directos, PP y PSOE, ha opinado que están nerviosos por los sondeos electorales mientras que en Cs están «trabajando ilusionados». Asimismo, ha pedido a los electores «confianza, que no se resignen al voto del miedo del PSOE», ha insistido en su no al Psoe y a Podemos y en la mano tendida al PP, además de en no hablar de Vox más que para insitir en que no pronuncia sobre fuerzas extraparlamentarias. «Confío en los andaluces, gente sensata, honrada y trabajadora» para el próximo domingo.