Varios clientes acuden a una de las farmacias de la provincia de Cádiz.
Varios clientes acuden a una de las farmacias de la provincia de Cádiz. - A. V.
Sanidad

El invierno irrumpe con un desabastecimiento de medicamentos en las farmacias de Cádiz

El Colegio de Farmacéuticos de Cádiz advierte de la falta de medio centenar de fármacos, aunque garantiza alternativas para cada uno de ellos

CádizActualizado:

Las farmacias gaditanas se encuentran en estos momentos a expensas de los laboratorios para recibir más de medio centenar de fármacos que faltan en sus almacenes desde hace días. Medicamentos tan habituales comoDalsy (Iboprufeno para niños), Paracetamol, Nolotil, Seguril, Trankimazin, Dolalgial o varios específicos para enfermos del corazón como Adiro o Cafinitrina, entre otros, no pueden dispensarse ni siquiera con preinscripción médica por la falta de suministro.

Los problemas de abastecimiento, que comenzaron desde que la Junta de Andalucía estableció el sistema de subastas para dispensar los medicamentos, se siguen agravando con la incorporación de nuevas faltas, que pueden comprobarse a diario en el registro del Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (CISMED) de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (Aemps), dependiente del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. En la actualidad, en esta web se pueden ver los informes en los que se pueden contabilizar hasta 53 marcas que no están disponibles no solo en Andalucía sino en gran parte del territorio nacional y, además, tampoco se ha dado a conocer la fecha a partir de la cual estarán disponibles.

Ayer mismo, el Gobierno emitió un comunicado en referencia al problema de suministro de Dalsy 20 mg/ml suspensión oral —ibuprofeno— (indicado para el dolor en los niños), en el que prevé que no se restablezca hasta el mes de junio del próximo año.

En su web, la Aemps indicó que el problema se debe a los cambios en la formulación del medicamento que «afecta solamente» a esta presentación, y que ha sido comunicada por BGP Products Operations, titular de autorización de su comercialización.

Así lo confirma el secretario del Colegio Oficial de Farmacéuticos de la provincia de Cádiz, Alberto Virués, que a pesar de la situación actual quiere lanzar un mensaje de tranquilidad a los pacientes, al garantizar alternativas terapéuticas en casi la totalidad de los casos de desabastecimiento. «Es cierto que esos medicamentos no están en la mayoría de nuestras farmacias pero podemos ofrecer otros genéricos avalados por la Agencia Nacional del Medicamento. Nadie se va a ir de la farmacia sin el tratamiento que necesita para tratar su dolencia», afirmó el profesional. No obstante, aseguró que a día de hoy desconocen cuándo tendrán disponibilidad del resto de marcas que faltan y que, en la mayoría de los casos, son las más comerciales y las más demandadas por la clientela.

Virués apuntó que solo en el caso de algunos tratamientos relacionados con pacientes enfermos del corazón, es necesario acudir al facultativo para cambiar el tratamiento, ya que no existen alternativas adecuadas al cien por cien. Son los casos, por ejemplo, de fármacos como Cafinitrina o Adalat Oro (para la hipertensión arterial). «En los otros casos, los farmacéuticos tenemos a nuestra disposición un catálogo amplio de genéricos que podemos suministrar a nuestros clientes», explicó.

El portavoz del Colegio de Farmacéuticos de Cádiz atribuye esta falta de suministro al bajo coste que pagan desde España por estos medicamentos y que hace que estas industrias, que centralizan el negocio por toda Europa, prefieran entregar antes la mercancía en determinados países, que pagan hasta tres veces más por lo mismo. «España paga el precio más bajo de toda Europa, por lo que las empresas prefieren entregar el género del que disponen a los que más pagan», explica Virués.

Principales problemas

Sin embargo, considera que las consecuencias que está acarreando para el farmacéutico y para el paciente esta falta de suministro por parte de los laboratorios son mínimas. «El farmacéutico puede dispensar una alternativa sin problemas», apostilló, apuntando a los pacientes de mayor edad o con algún tipo de problema en la visión o de capacidades como los grandes afectados por la sustitución de unas cajas por otras. «El principal problema lo tienen determinados grupos de personas, sobre todo, mayores, que no pueden estar cambiando de caja de medicamentos porque al final no saben las que se tienen que tomar y se puede ocasionar un problema más grave», agregó el profesional.

Sin embargo, desde varias farmacias ya han alertado de que se están encontrando con problemas a la hora de exigir a la Junta de Andalucía el abono de una serie de medicamentos que se han suministrado en sustitución de los que se habían preinscrito a consecuencia del desabastecimiento por parte de los laboratorios que han ganado estas subastas. En algunos casos, hay farmacéuticos de la provincia que han recibido de vuelta recetas por valor de hasta 4.000 euros, de las que en muchos casos, tendrán que hacerse cargo ellos mismos, con los perjuicios económicos que ello conlleva.

Los farmacéuticos también advierten de que la Agencia Española del Medicamento acepta como genéricos aquellos medicamentos con una eficacia que puede llegar a tener una eficacia inferior al 10%. «Esto, en el caso de pacientes con hipertensión arterial, sí que puede tener un perjuicio o acarrear un problema si mantiene el mismo tratamiento que estaba tomando con una medicina con una eficacia mayor», explicaron varios profesionales.

Las denuncias por el desabastecimiento que están sufriendo las farmacias llegan, precisamente, con la irrupción del invierno y de una bajada de temperaturas, que ocasiona un mayor número de enfermedades. Por este motivo, desde la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), también se han sumado a las quejas de los profesionales y de los pacientes. «Pedimos con toda urgencia que las empresas fabricantes farmacéuticas solucionen este grave problema, que afecta a miles de personas. Las cooperativas son las que garantizan el abastecimiento en el sector y en esta ocasión, son las primeras que sufren la falta de determinados productos que no pueden hacer llegar al farmacéutico», apuntó uno de los portavoces de la asociación.