El sector sanitario, entre los más afectados por las altas de oficio
El sector sanitario, entre los más afectados por las altas de oficio - A. V.
Bajas laborales en Cádiz

«Me he incorporado con una férula y sin poder mover la mano derecha»

Una profesional del Hospital Puerta del Mar de Cádiz narra el calvario que vive con una tendinitis de Quervain y dada de alta en pleno tratamiento

CádizActualizado:

Con la mano derecha inmovilizada por una férula acude cada mañana a trabajar al Hospital Puerta del Mar esta trabajadora del Servicio Andaluz de Salud. Tras 30 años de servicio para la Junta de Andalucía, utilizando las manos como herramienta de trabajo, en estos días se enfrenta a una situación que muchos de sus compañeros consideran «surrealista». Esta profesional fue diagnosticada hace meses de una tendinitis de Quervain en la mano derecha, por lo que apenas tiene movilidad en la articulación, además de fuertes dolores que le llegan hasta el hombro.

Así consta precisamente en todos los informes médicos del SAS, tanto por parte de su médico de familia como de los diferentes especialitas que han participado de una u otra forma en su tratamiento.

Desde el pasado mes de enero que fue dada de baja por el SAS, esta profesional se ha sometido a diferentes pruebas diagnósticas y también a varios tratamientos, como infiltraciones, para rebajar el dolor y recuperar una articulación que además de perder movilidad también ha perdido fuerza, una consecuencia habitual en este tipo de síndromes, que además se encuentra recogido como enfermedad profesional, provocada por el desarrollo de la ocupación que ha tenido esta mujer desde hace 30 años.

A la vía judicial

Sin embargo, el pasado mes de mayo, el inspector médico del Instituto Nacional de la Seguridad Social pidió su comparecencia y, pese a la sorpresa de ella y sus médicos, días después recibió una carta en la que se le comunicaba su situación de alta, al igual que otras 26 compañeros del hospital, dados de alta por el mismo procedimiento.

Ante esta situación, esta trabajadora se ha visto obligada a incorporarse a su puesto de trabajo, aunque sin poder desarrollar sus funciones, ya que tiene la mano derecha inmovilizada con una férula. Este alta fue reclamada incluso por su médico, siendo denegada en menos de 24 horas. Por este motivo, y en pleno proceso de rehabilitación que no termina hasta la semana próxima en su fase inicial, esta trabajadora ya se encuentra preparando la documentación para acudir a la vía judicial. La única salida a un auténtico calvario.