Una de las estructuras que tendrán que eliminar los empresarios del Paseo Marítimo.
Una de las estructuras que tendrán que eliminar los empresarios del Paseo Marítimo. - La VOZ
Hostelería

Los hosteleros del Paseo Marítimo piden alternativas para mantener sus terrazas

Los empresarios han iniciado una campaña a través de las redes sociales para informar a los clientes sobre las consecuencias

CádizActualizado:

El sector hostelero de Cádiz no está dispuesto a renunciar a sus terrazas. La aprobación de la nueva ordenanza que regulará este tipo de estructuras, que se encuentra en exposición pública, unido a la instalación del carril-bici, ha sumido a los negocios del Paseo Marítimo en una situación díficil, ya que podrían perder hasta un centenar de mesas en el tramo que discurre entre el Hotel Playa Victoria y Cortadura.

La planimetría entregada por el Ayuntamiento de Cádiz a los empresarios donde se presenta un borrador con la zona acotada para las mesas constata una importante pérdida de metros para los hosteleros, que siempre han reivindicado el mantenimiento de sus terrazas en el proceso de peatonalización de esta zona de la ciudad.

Sin embargo, más allá de mantener el número de mesas que estos establecimientos tienen en la actualidad, las normativas que se van a aplicar merman de forma importante el servicio actual que prestan en esta zona de la ciudad.

Al menos una veintena de empresarios ya han mostrado su disconformidad con el actual borrador y piden aumentar los metros disponibles para poder mantener sus negocios como hasta ahora. Por ello, han puesto en marcha una campaña de información a través de las redes sociales para dar a conocer la situación. «Estamos de acuerdo en la necesidad de instalación del nuevo acerado. Lo que no entendemos son las dimensiones dadas al nuevo proyecto que repercute en la pérdida del servicio hostelero en dicha zona cuyo principal atractivo es precisamente el uso de las terrazas», reclaman los establecimientos afectados.

«Ya de por sí esta zona ha ido en detrimento, y esta nueva medida podría terminar por agravar nuestra situación», ha apuntado María José Cueto, de la Arrocería La Pepa, que ha solicitado al equipo de Gobierno entablar un diálogo en el que se pueda alcanzar una solución.

En este sentido, la empresaria ha asegurado que las dimensiones que se están utilizando son las habituales en otras ciudades como Barcelona o Sevilla, donde el número de usuarios de la bicicleta es mucho mayor y la superficie de la ciudad también. «Tan solo hemos pedido que se adapte la normativa a la ciudad de Cádiz. Estamos hablando de una zona que va a quedar peatonalizada al completo, por lo que rebajar de 3,30 metros a tres metros el carril ciclable y el acerado de dos metros a uno ochenta no creemos que sea muy notable, cuando los beneficios para nosotros serían importantes», ha agregado Cueto.

Nuevas estructuras

Asimismo, ha reivindicado la importancia de mantener el actual espacio no solo por cuestiones laborales, sino también de cara a los servicios que debe tener una ciudad turística como Cádiz. Esta empresaria también ha advertido de otras consecuencias que va a traer la peatonalización de este tramo, ya que no se permitirá el acceso de los vehículos privados a excepción de los propietarios de garajes en la zona, así como a los vehículos de emergencias.

«Un día de lluvia o de viento fuerte, los vecinos tendrán que bajarse en la Avenida e ir andando hasta su casa o hasta el restaurante en el que vayan a almorzar o cenar, incluso con niños pequeños o personas mayores», ha apostillado la empresaria.

Además, los empresarios tendrán que eliminar sus actuales estructuras, que en muchos casos ya no les servirán y tendrán que hacer un nuevo desembolso en otro tipo de modelos para cubrir las mesas.

Hay que recordar que el borrador elaborado por el Ayuntamiento de Cádiz sobre la nueva Ordenanza Municipal de Ocupación de la Vía Pública con terrazas se encuentra en la fase de exposición pública. Hasta el viernes, los empresarios, asociaciones o ciudadanos pueden presentar las alegaciones que consideren oportunas, que posteriormente serán estudiadas por los técnicos municipales. Tras la elaboración de los correspondientes informes, la ordenanza irá al Pleno, donde tendrá que ser ratificada por los diferentes partidos políticos para que entre en vigor.

Hasta el momento, Horeca (Federación de Hosteleros de la provincia de Cádiz) ya ha presentado casi una decena de alegaciones.