Se espera que en breve salga el nuevo pliego de condiciones del servicio de limpieza. - F. JIMÉNEZ
SERVICIOS PÚBLICOS

El estado de limpieza de Cádiz, en entredicho

El PP denuncia la falta de mantenimiento de la ciudad, al tiempo que los trabajadores de Sufi Cointer esperan que su situación se resuelva en breve

CádizActualizado:

Mientras se espera la salida del nuevo pliego de condiciones del servicio de limpieza de la ciudad, que lleva prorrogándose desde su vencimiento el 31 de julio de 2016, la Tacita de Plata nota los efectos de dos años de retraso municipal.

Tanto es así que el Partido Popular se ha hecho eco de la denuncia de una ciudadana que les ha remitido un vídeo con, en palabras del candidato a la alcaldía, Juancho Ortíz, el «deplorable estado de la zona de Santa Bárbara». En las imágenes se puede «observar una evidente falta de limpieza desde hace días e incluso semanas». Aseguran los populares que cada vez son más los gaditanos que les hacen llegar su preocupación por la situación de suciedad y falta de mantenimiento de gran parte de la ciudad.

Desde hace años

Por eso, el concejal popular ha pedido que «de una vez por todas se cumplan los acuerdos plenarios referidos a la limpieza y mantenimiento de la ciudad. Todos los meses llevamos mociones referidas a zonas de Cádiz como la Alameda, la Punta de San Felipe, el Parque Celestino Mutis o Varela, e incluso referidas a la situación general de deterioro y tal y como se aprueban por unanimidad son olvidados». Y que se lleve a cabo una actuación de choque «que acabe con la lamentable imagen que estamos dando a visitantes y gaditanos en muchas zonas de la ciudad y especialmente en esta de Santa Bárbara y la Alameda que tanto frecuentan turistas y ciudadano».

Porque, afirma el Grupo Municipal del Partido Popular (GMPP), la falta de limpieza en Santa Bárbara, «ni es aislada ni es única, sino general, y nada tiene que ver con el diseño de la pérgola, es simplemente falta de interés y atención por parte de los concejales. La pérgola puede que guste a algunos, pero la suciedad no le gusta a nadie, y eso es lo que tenemos ahora en esa zona, por la que no pasan ni el alcalde ni los concejales, por mucho que en los plenos los responsables del mantenimiento y de la limpieza digan que están pendientes de este tipo de labores que son vitales para la ciudad».

El tema viene de lejos, como se ha visto reflejado esta semana con la reunión que el alcalde, José María González, mantuvo el lunes con los representantes de la UTE Sufi Cointer, la empresa encargada de la limpieza de la ciudad, para abordar la situación de los trabajadores de la misma, que denunciaron el «incumplimiento de la previsión de la incorporación de trabajadores para este mes de junio» y que, según han asegurado a LA VOZ, llevan más de dos años sin convenio colectivo.

«Este es el problema de fondo», declara el presidente del Comité de Sufi Cointer, José Cantarero. Sin convenio, caducado desde marzo de 2016, los trabajadores afirman que se han reunido hasta en 12 ocasiones con la empresa, todas ellas «infructíferas», por eso ellos mismos decidieron solicitar su mediación al alcalde.

En declaraciones a este periódico, Cantarero a alabado la buena gestión del regidor en este aspecto. «El mismo día que nos reunimos con él nos enteramos de que la ampliación de contrato que, desde el año 1996 se hacía a los trabajadores fijos de fin de semana para suplir las vacaciones de los fijos de entre semana, no se haría este año, por lo que 11 ó 12 compañeros se quedaban fuera. Se lo dijimos al alcalde y él mismo llamó a la empresa para solucionarlo», declara. Dicho y hecho.

Malas condiciones del material de limpieza

Pero la cuestión va más allá. Según cuenta el representante de los trabajadores, debido a la mala situación que estaba pasando la empresa como consecuencia de la crisis económica, en el año 2012 llegaron al acuerdo de aprobar un nuevo convenio colectivo. Éste duraría hasta 2016 y en él renunciaban a la subida salarial correspondiente, así como a las sustituciones de los compañeros que se jubilasen o se diesen de baja por enfermedad.

En consecuencia, durante este tiempo no se ha hecho a nadie fijo, por lo que, «ha habido una merma de personal». Esta situación, en principio temporal, se ha ido extendiendo en el tiempo, al no tener un nuevo convenio colectivo. Así pues, los más de 300 trabajadores de Sufi Cointer siguen con el sueldo congelado, por lo que reclaman, al menos «conseguir algo parecido a la subida del IPC. No peleamos por dinero, sino por recuperar parte de lo que hemos perdido», cuenta el delegado sindical.

Y la limpieza de la ciudad ha sufrido las consecuencias de esta carencia de personal, así como del deterioro de las máquinas con las que se efectúa dicha limpieza. «Cuando el Ayuntamiento saque a concurso el pliego de condiciones y haya nuevo contrato, la empresa que entre traerá material nuevo, lo que influye en dar mejor servicio a la ciudad y que haya más limpieza», explica este trabajador.

Lo «fundamental» es cerrar un nuevo convenio y hacerlo «para que no cause ningún perjuicio a la ciudadanía, todo funcione bien y no haya conflictividad», subraya Cantarero. Porque «hablamos de un servicio público, aunque esté dado por una empresa privada».

Los representantes de los trabajadores de la UTE Sufi Cointer se volverán a reunir el viernes con el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Cádiz para conseguir solucionar la situación. Este periódico se ha puesto en contacto con Sufi Cointer para conocer la versión de la empresa al respecto, sin obtener respuesta.