La plaza de la Cruz Verde, renombrada como plaza Antonio Martín, fue el último cambio introducido en el callejero gaditano.
La plaza de la Cruz Verde, renombrada como plaza Antonio Martín, fue el último cambio introducido en el callejero gaditano. - LA VOZ
VÍA PÚBLICA

Cádiz estrena tres nuevos nombres de calles este jueves

El Ayuntamiento descubrirá los rótulos de tres vías renombradas como Matrona Teresa Rodríguez, Cigarrera Micaela de Castro y Beni de Cádiz

Muchos gaditanos esperaban que entre los nuevos nombres estuviera el del fallecido dirigente vecinal José Manuel Hesle

CádizActualizado:

El Ayuntamiento de Cádiz descubrirá este jueves, 4 de octubre, tres nuevos rótulos de calles que pasarán a nombrarse Matrona Teresa Rodríguez, Cigarrera Micaela de Castro y Beni de Cádiz. El equipo de gobierno ha destacado la inclusión de dos nombres de mujer en el callejero gaditano así como el «justo reconocimiento a la trayectoria» del cantaor flamenco.

Sin embargo, entre los nuevos nombres que rotularán estas calles no se encuentra, el del histórico dirigente vecinal José Manuel Hesle, fallecido en octubre de 2017. Ello pese a que el 25 de enero se decidiera en la comisión del Nomenclátor, a propuesta del gobierno municipal, dedicar una calle al que fue muchos años presidente de la asociación de vecinos de Puntales y ciudadano muy activo en la defensa de la mejora de la ciudad y, en concreto, de su barrio: Puntales. En esta misma reunión se aprobó dedicar una calle o plaza a Antonio Martín, que ya se materializó meses atrás dando nombre a la plaza de la Cruz Verde; y al Beni, que este jueves pasará a estar presente en el callejero gaditano.

Se da el caso de que en marzo de 2018 dicha comisión resolvió dos nombres más para añadir a las vías de la ciudad: Matrona Teresa Rodríguez y Cigarrera Micaela Castro, que esta semana también pasarán a formar parte de los nuevos nombres de calles de Cádiz.

En el caso de las calles Matrona Teresa Rodríguez y Cigarrera Micaela de Castro, el equipo de Gobierno ha señalado que «la inclusión de estos dos nombres contribuyen en el proceso de cambio, la visibilidad y el protagonismo de las mujeres en la historia de ciudad y demostrar la visibilidad de las mujeres en su nomenclátor urbano». Cabe destacar que de 700 calles de Cádiz, menos de un siete por ciento están rotuladas con nombres de mujer y, de éstas, la mayoría pertenece a advocaciones religiosas (vírgenes y santas). Sólo un uno por ciento se corresponde con mujeres cuya trayectoria personal y profesional ha contribuido al progreso de la sociedad.

De esta manera, desde este jueves, la calle Matrona Teresa Rodríguez, que sustituirá a la calle Cabrera de Navares, reconocerá la profesionalidad, «su forma de trabajar, su maestría, talante personal y su capacidad para enseñar, además del trato con los demás, factores que han propiciado que deje un legado de excelencia entre las matronas gaditanas», según afirmaron desde el Colegio de Enfermería de Cádiz, que ha impulsado esta iniciativa.

Por su parte, Micaela de Castro fue cigarrera, sindicalista y la primera y única gaditana que fue candidata a diputada nacional durante la Segunda República en las elecciones de 1933. Tras años de destacada lucha sindical a favor de sus compañeras en la Fábrica de Tabaco gaditana, a los 63 años fue arrestada y recluida en la cárcel gaditana, desapareciendo en su traslado al penal de Puerto de Santa María.

La calle Beni de Cádiz, hasta ahora calle González Tabla, lugar donde nació el cantaor flamenco. La propuesta nació a instancias de la Asociación Cultural Flamenca El Buen Compás y del director de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz, Enrique del Álamo, y fue presentada por el equipo de gobierno a la Comisión de Nomenclátor como colofón a los actos en memoria del genial artista gaditano a los 25 años de su muerte.

Benito Rodríguez Rey, conocido artísticamente como Beni de Cádiz, destacó como cantaor flamenco. Desde su infancia comenzó a destacar y a los once años se ganaba la vida cantando en el tren que iba de Cádiz a Jerez de la Frontera. Como profesional, comenzó como bailaor en los espectáculos de Manolo Caracol y Lola Flores. En 1955, siguió como cantaor en el elenco que acompaña a Lola Flores, para pasar en 1957 al cuadro del tablao madrileño El Corral de la Morería y más tarde al ballet de Pilar López, donde estuvo hasta 1959.

En ese año, aquejado de una grave enfermedad, tuvo que dejar el cante y se le dio un homenaje en su ciudad natal organizado por La Niña de los Peines y Pepe Pinto, en el que participaron, además, la Paquera de Jerez, Parrilla de Jerez, La Perla de Cádiz, Antonio Mairena, El Sevillano, Manolo Fregenal y El Güito, entre otras estrellas del momento. Además de actuar en los tablaos, también intervino en los festivales, obteniendo en 1971 varios primeros premios y el premio de honor en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba.