La vivienda donde ocurrió el crimen, precintada. - EFE / Román Ríos
SUCESOS

La detenida por matar a su marido en Chiclana no tiene aparentes señales de lucha

Inmaculada, la supuesta asesina, aprovechó que su pareja dormía para asestarle varios golpes con un rodillo en la cabeza y después apuñalarlo

La misma detenida acudió tras la agresión a casa de un vecino, guardia civil jubilado, para contarle que creía que la víctima, Abraham, estaba herido. También llamó al 112

El juzgado decreta ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para la investigada

Actualizado:

La calle Pedro I de Chiclana ha despertado este jueves con el mismo asombro con el que se durmió anoche después de que una de sus vecinas, Inmaculada Rodríguez, un mujer «amable y cordial» haya acabado con la vida presuntamente de su marido Abraham Bernal mientras él dormía la siesta. No había denuncias previas, no escucharon gritos y no supieron nunca de problemas graves entre ellos. Nada les hacía pensar que en su misma calle, en el número 61, en esos apartamentos adosados de Huerto del Rosario, una zona muy tranquila del municipio chiclanero sin sobresaltos de este calado, se iba a producir un suceso tan escalofriante.

Según las informaciones que se manejan hasta el momento, los hechos sucedieron a una hora de la tarde todavía no determinada y que se concretará una vez se haga la autopsia al cadáver. Inmaculada, de 42 años, trabajadora de la limpieza en un hotel de Sancti Petri, habría cogido un rodillo de amasar y con él habría golpeado reiteradamente en la cabeza a su marido mientras éste dormía. Después lo remató con un cuchillo de cocina. La pareja tenía dos hijos, de 10 y 7 años, que en ese momento se encontraban en casa del abuelo paterno.

Al parecer Inmaculada tras la agresión acudió a casa de un vecino, un guardia civil retirado, para contarle lo sucedido. También llamó a Emergencias. El 112 informaba anoche que recibió el aviso a las 19.30 horas de una mujer que les advirtió que «había discutido con su marido y que no sabía si él estaba herido». Según informaciones a las que ha tenido acceso este periódico, la presunta asesina también dijo cuando llamó a emergencias que tenía lesiones, sin embargo, la detenida no presenta señales aparentes de lucha. Este hecho será determinante para esclarecer judicialmente si la muerte de Abraham ha sido un homicidio o un asesinato, es decir, si en caso de ser condenada se le aplican los agravantes de alevosía y ensañamiento por incapacidad de defensa de la víctima en un ataque sorpresivo.

Pero de momento, la Guardia Civil mantiene abierta la investigación para poder determinar todos los detalles de lo ocurrido. Agentes de Criminalística tomaban ayer muestras en la vivienda y recogían todas las pruebas y rastros que había dejado este trágico crimen. También será clave la declaración de la única implicada.

A prisión

Al mediodía de este jueves, tras pasar a disposición judicial, se ha decretado su ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza.

Fuentes del Ayuntamiento de Chiclana y de la Guardia Civil han señalado que no hay constancia de que hubiera antecedentes de violencia doméstica entre la pareja ni de que en ningún momento hubieran pedido ayuda a los servicios sociales municipales.

Por otro parte, vecinos de la zona han explicado a la Agencia EFE que la mujer llevaba desde el viernes «con la mirada perdida» y que a algunas amigas les había comentado que tenía «un problema grave» con su marido, quien, a pesar de tener formación como educador infantil, trabajaba en el sector de la albañilería.