SERVICIOS

El Ayuntamiento plantea al Consorcio de Basuras la nulidad del acuerdo para el cobro de la tasa de basura

Recuerda que “esta tasa consorcial fue aprobada por cuando no tenían recogidas las competencias"

Actualizado:

La portavoz del Gobierno, Cándida Verdier, y el delegado municipal de Hacienda y Medio Ambiente, Joaquín Guerrero, han comparecido en rueda de prensa para anunciar que, ante las propuestas de liquidación de la tasa de basura que se está enviando a vecinos de Chiclana reclamando el pago de la tasa de basura consorcial del año 2016, se va a solicitar formalmente al Consorcio de Basuras la paralización del proceso y de la emisión de recibos, a la vez que va a insistir en que se acepte el acuerdo propuesto para compensar las deudas. Asimismo, va a plantear la nulidad del procedimiento y del acuerdo adoptado por el Consorcio.

En este sentido, Cándida Verdier, que ha llamado a la tranquilidad a la ciudadanía, ha recordado que “en 2014 el PP en el Ayuntamiento y en Diputación aprobaron una tasa consorcial de basura para la prestación del servicio de transferencia, transporte y tratamiento de los residuos municipales, con la que pretendían que los chiclaneros y chiclaneras pagaran de su bolsillo la tasa de basura, al igual que los vecinos de las localidades de San Fernando y Puerto Real”. “Este equipo de Gobierno sigue manteniendo el mismo posicionamiento que en 2014 tenía el grupo municipal del PSOE, es decir, en contra de esta tasa consorcial, por lo que pedimos que dé marcha atrás y se declare nula el acuerdo sobre esta tasa”, ha recalcado la portavoz del Gobierno.

Por su parte, Joaquín Guerrero ha recordado que, “tras ser aprobada esta tasa en 2014 por el PP al frente del Ayuntamiento de Chiclana y de Diputación, en 2016, con el PSOE en el Gobierno municipal, llevamos al Pleno del Ayuntamiento unas ordenanzas para rechazar la tasas y que se pagara directamente por el Ayuntamiento, pero fueron rechazadas, por lo que no se pudo eliminar la tasa de ese año, sobre las que se están enviado propuestas de liquidación”, ha indicado, quien ha añadido que “en 2017, a través de acuerdo plenario, se dice no a la tasa consorcial y pasa a ser abonada en el recibo de basura”.

Compensación

Sin embargo, al quedar pendiente el año 2016, se plantea al Consorcio la posibilidad de compensar los tres millones de euros que debe pagar Chiclana con cargo a dicho ejercicio con una deuda que el Consorcio tiene pendiente con el Ayuntamiento por una cantidad cercana a los 1,8 millones de euros y que el Consorcio debe reconocer (1,2 millones por los servicios de gestión del punto de acopio del Carrascal y casi 600.000 euros por el uso del vertedero de La Victoria), mientras que el Ayuntamiento se compromete a hacerse cargo de la diferencia hasta los tres millones de euros pendientes. “Esta propuesta fue reiterada en enero del presente año por el Ayuntamiento y aún no se ha obtenido respuesta por parte del Consorcio”, ha indicado el delegado de Hacienda y Medio Ambiente, quien ha añadido que, “a la vez, propusimos la puesta en marcha de la planta de tratamiento para reducir costes en un futuro inmediato”. “Sin embargo, en medio de esta negociación, el Consorcio ha puesto al cobro los recibos de manera unilateral”, ha lamentado.

“Por ello, como nos oponemos a esta tasa consorcial, desde el Ayuntamiento de Chiclana vamos a solicitar formalmente la paralización del proceso y de la emisión de recibos, a la vez que vamos a insistir en que se acepte el acuerdo propuesto para compensar las deudas. Y en segundo lugar, vamos a plantear la nulidad del procedimiento y del acuerdo adoptado por el Consorcio”, ha indicado la portavoz del Gobierno, quien ha aclarado que “todo ello porque en 2014, momento de la aprobación de la tasa por los gobiernos local y provincial del PP, los estatutos del Consorcio Bahía de Cádiz no tenían recogidas las competencias tributaria, financiera y recaudatoria para poder cumplir esa ordenanza. Y no es hasta septiembre de 2017 cuando la Junta General del Consorcio aprueba la modificación de los estatutos para recoger esas competencias”. “Por tanto, en 2014 el Consorcio no era competente para aprobar la ordenanza fiscal que imponía la tasas de basura ni tampoco lo era para delegar en la Diputación la recaudación de la misma”, ha incidido.