El Campo de Gibraltar pierde el tren

Los graves desperfectos de la gota fría en Málaga dejan al puerto de Algeciras, sin conexión ferroviaria con la capital de España

Actualizado:

El Campo de Gibraltar, una comarca de la provincia de Cádiz con 300.000 habitantes, el puerto más importante de España y el Mediterráneo, y el polígono industrial más potente de Andalucía se ha quedado sin tren. Al menos hasta enero, según ha confirmado esta semana Adif, debido a los graves desperfectos que ha ocasionado en las vías el temporal de gota fría que azotó el pasado fin de semana a la provincia de Málaga. Los estragos han sido tremendos.

Esto ha motivado que las empresas que operan en el puerto de Algeciras tengan que buscar vías alternativas para mover los 300 contenedores que salían cada semana del muelle de Isla Verde Exterior. Adif ha ofrecido a las empresas afectadas la posibilidad de establecer surcos especiales de trenes desde las terminales logísticas de Sevilla-La Negrilla y Córdoba-El Higuerón como medio alternativo mientras finaliza la reconstrucción de los tramos arrasados por las riadas.

A eso hay que sumar las molestias para los pasajeros que quieren viajar en tren a Madrid y a Granada, ya que deben ser trasladados en autobús parte del trayecto.

La línea Bobadilla-Algeciras se ha visto especialmente dañada por los efectos de la gota fría en el trayecto Bobadilla-Campillos-Almargen, en la provincia de Málaga, donde la acumulación de agua y las riadas han provocado importantes desperfectos.

Entre los daños más graves destacan el producido en el terraplén del punto kilométrico 3/100 por la crecida y el desbordamiento del Arroyo de las Tinajas, que destruyó el terraplén y produjo un colapso que ha dejado la vía colgando sin apoyo alguno.

Inquietud en las grandes industrias

Manuel Doblado, presidente de la Asociación de Grandes Industrias del Campo de Gibraltar (AGI), se muestra preocupado. Aunque reconoce que lo ocurrido se ha debido a una situación metereológica excepcional, es consciente del impacto que provocará en la zona, «no sólo a nivel industrial, sino socioeconómico».

Aunque se muestra confiando en que las reparaciones sean realizadas con la mayor rapidez y celeridad posibles, recuerda que la mordernización de la red ferroviaria es una demanda histórica en el Campo de Gibraltar. «Lo que está ocurriendo es muy grave por lo que proyectamos hacia fuera. Siempre tenemos que pensar en las empresas que invierten aquí, a las que tenemos que dar facilidades y una imagen de maquinaria engrasada para poder desarrollar cualquier tipo de inversión, y con un tren en estas condiciones.... Sin embargo, lo que sí está muy claro es que estamos demostrando nuestro potencial. Crecemos. Imaginemos a dónde podemos llegar si tuviéramos la infraestructura ferroviaria que reclamamos», apunta.

«Un verdadero desastre»

El presidente de la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA), Manuel Morón, ha ido más allá en su valoración de la situación, que ha calificado como un verdadero desastre.

«La única salida ferroviaria del primer puerto del país, del primer polígono industrial de toda Andalucía y de toda una comarca, ha quedado inutilizada por los últimos temporales y vamos a estar incomunicados por tren, en el mejor de los casos, durante los próximos tres meses. Es un verdadero desastre para nuestro puerto», indicó.

Morón se ha lamentado especialmente del momento en que ha sucedido, ya que asegura que las mercancías de importación y exportación habían experimentado últimamente «un importantísimo repunte», por lo que asegura que estas empresas tendrán que buscar otros puertos.

También reclama una red ferroviaria moderna para la zona: «Todo ha ocurrido por una causa de fuerza mayor pero venimos reclamando al Gobierno desde tiempo inmemorial la mejora de esta conexión ferroviaria sin que hasta ahora se nos haya hecho ningún caso».

Además, resalta que el desplome de la vía haya ocurrido precisamente en el tramo Ronda-Antequera, donde estaba previsto un nuevo trazado «que el anterior Gobierno se encargó de eliminar de los presupuestos».

«Dificultad añadida»

No menos preocupado se ha mostrado el alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, que pide celeridad en los trabajos de reparación y que se reduzca el plazo de tres meses previsto en un principio «porque este corte de línea supone una dificultad añadida para el tráfico de mercancías que genera el puerto de Algeciras» y por las molestias que ocasionará a los campogibraltareños.

Además, ha rechazado que se destinen a los trayectos de Algeciras, los trenes que, según la secretaria general de Transportes del Gobierno de España, «han salido rana» y que «estaban dando problemas en Extremadura», exigiendo que se revierta esta decisión y se incorporen nuevos trenes, aprovechando para ello el tiempo en que la línea permanecerá cortada.

«Algeciras y el Campo de Gibraltar merecen, como mínimo, las mismas prestaciones en servicios que cualquier otro lugar de nuestro país, por lo que no podemos consentir que para acallar una queja de Extremadura, se nos castigue a nosotros por parte del Gobierno de España», indicó.

«Un paisaje demoledor»

Los agentes sociales también han expresado su inquietud por lo que supone esta desconexión ferroviaria. El sindicato CCOO ha sido el que se ha pronunciado con más vehemencia ante esta grave situación: «A la confirmación de que no se cumplirán los plazos previstos para la culminación del proyecto de modernización del tramo Algeciras-Bobadilla que comparten corredores ferroviarios, se ha unido en los últimos días los anuncios de que Adif mandará a esta línea trenes que descarta por sus problemas para otras y el hecho de que la comarca estará aislada por ferrocarril al menos en los próximos tres meses por los daños provocados por la últimas lluvias. Todo esto dibuja un paisaje demoledor para nuestra zona en lo que la servicio público de ferrocarril de refiere», dijo el secretario de CCOO en el Campo de Gibraltar, Manuel Triano.

Y es que para CCOO, el deterioro de este servicio público en la zona agudiza el lastre «que para la economía y el empleo supone el aislamiento y las carencias de nuestras infraestructuras ferroviarias».

Este sindicato considera que el Campo de Gibraltar no puede resignarse a contar «con un trazado de segunda categoría en sus conexiones con los ejes europeos de transporte y mucho menos a que se mande material ferroviario obsoleto o que las obras de reconexión de las vía se prolonguen más allá de los razonable».