SUCESOS

A prisión el detenido por atrincherarse y disparar a los agentes con un rifle

Durante treinta minutos, el sospechoso se encerró en la finca donde guardaba más de 400 kilos de hachís en un zulo subterráneo

Actualizado:

Treinta minutos de enorme tensión y riesgo. Eso fue lo que duró la detención de un hombre que se había atrincherado en una guardería de hachís en la calle Boquerón en Algeciras. Como ya adelantó este periódico, los hechos ocurrieron el pasado domingo cuando los agentes acudieron a esta finca bajo la sospecha de que en su interior había droga. Cuando se aproximaron, el individuo, supuestamente el encargado de guardar la mercancía, los recibió a tiros. Los tres disparos que llegó a efectuar con un rifle tipo Winchester les pasó a centímetros.

Eran las ocho y media de la mañana. Agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de Algeciras (UDYCO) detectaron un todoterreno de los que suelen usar los narcos para alijar. Lo siguieron y vieron como un hombre se bajaba del coche y se metía en una vivienda a toda prisa. «¡Alto, Policía!», le gritaron. El individuo hizo caso omiso cerrando el portón de metal de la finca. La situación se estaba poniendo cada vez más peligrosa e indicativos de Seguridad Ciudadana acudieron a apoyar a sus compañeros.

Cuando los agentes se encontraban rodeando la casa pidiéndole al sospechoso que era mejor que depusiera su actitud y saliera, éste comenzó a disparar. Con un rifle. Tres disparos que no impactaron de milagro contra los policías que se la estaban jugando como tantas otras veces. El primer impacto dio contra un muro detrás del que estaban parapetados, los otros dos balazos pegaron contra el portón de metal donde se encontraban otros indicativos intentando que el sospechoso, un hombre de 35 años, abriera por fin. Los proyectiles atravesaron la puerta metálica e impactaron en los vehículos que estaban allí aparcados, a escasos centímetros de los policías.

La situación se prolongó durante unos largos treinta minutos, hasta que finalmente el sujeto abrió la cancela de acceso al patio de la vivienda y, siguiendo las indicaciones de los agentes, se tiró al suelo con las manos en alto. Una vez inmovilizado, se aseguró la casa para comprobar que en su interior no se encontraba ninguna otra persona armada.

Los agentes no se equivocaron. Dentro de la finca había más de 400 kilos de hachís ocultos en el interior de un zulo subterráneo construido en el interior de un armario del dormitorio principal, en cuyo interior había ocultos doce fardos de hachís. Además en la inspección se encontraron dos armas largas de fuego, un fusil de asalto Cetme modelo C y un rifle de palanca del calibre 30.30 tipo Winchester, con el que el agresor acababa de efectuar los disparos a los agentes, localizando junto al arma tres casquillos percutidos. Así mismo, en el patio trasero de la vivienda se localizó el fusil del calibre 7.62. Igualmente se intervino numerosa munición de distintos calibres: 30.30, munición de arma larga tipo rifle, y 9 mm, y 7.65, para pistola. Además de un furgón, presuntamente utilizado por la organización para trasladar la mercancía.

Tras pasar a disposición del juzgado de guardia en Algeciras, la autoridad judicial ha decretado para el detenido el ingreso en prisión.

Desde el pasado mes de noviembre, la Policía Nacional lleva a cabo varias investigaciones para detectar viviendas que son utilizadas como guarderías de hachís.

Fusil de asalto Cetme modelo C intervenido.
Fusil de asalto Cetme modelo C intervenido. - LA VOZ

Rifle de palanca tipo Winchester, con el que disparó el sospechoso a los agentes.
Rifle de palanca tipo Winchester, con el que disparó el sospechoso a los agentes. - LA VOZ