El Grupo Minerva cree que vestir el uniforme obstaculiza su labor. :: C. R.
Chiclana

Dimiten todos los agentes del Grupo Minerva contra la violencia machista

Dicen que llevan cinco años solicitando no trabajar con uniforme y no han tenido respuesta, lo que les impide hacer su labor con eficacia

CHICLANA.Actualizado:

Los cuatro agentes de la Policía Local que forman desde 2009 el Grupo Minerva, especializado en combatir la violencia de género, presentaron el 16 de octubre su dimisión en bloque. En un comunicado, suscrito por las cuatro secciones sindicales del cuerpo de seguridad (UPLBA, CC OO, CSIF y CGT), aluden a «una serie de problemas que desde la creación de la unidad vienen mermando la eficiencia en el tratamiento de casos, sin que hasta el día de la fecha se hayan solucionado».

La dimisión, según el grupo, se entregó a la Jefatura y se presentó también ante el alcalde, Ernesto Marín, el mismo día. No obstante, resaltaron su voluntad por solventar la situación «y poder trabajar en plenas condiciones» ya que calificaron su labor de «imprescindible y voluntaria por nuestra parte».

El principal «escollo» que indican los policías es la falta de autorización por parte de la Subdelegación de Gobierno de Cádiz para conceder la dispensa en el uso del uniforme a los agentes del grupo, «que por consiguiente acarrea y provoca obstáculos en el ejercicio de sus funciones». Miembros del Grupo Minerva señalaron que las unidades de Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local de Algeciras contra la violencia de género «trabajan de paisano».

Consecuencias de llevar uniforme

En este sentido, consideran que al ejercer su función vestidos de uniforme, principalmente, «victimizan injusta, innecesaria y peligrosamente a las usuarias atendidas y a las familias de éstas, así como a los menores de edad». También creen que las mujeres demandantes de protección la rechazan por no sentirse señaladas «o teman represalias si las ven con policías», al igual que las labores de seguimiento «donde los autores reconocen fácilmente a los agentes por el uniforme». Por último, los policías afirman que son obligados a incumplir la Instrucción Nº5/08 de la Secretaría de Estado de Seguridad.

En el comunicado, los policías destacan que esta demanda también está recogida por la Delegación de la Mujer, el Instituto Andaluz de la Mujer, la Jefatura de la Policía Local y las propias usuarias de este servicio «por respeto a su intimidad y desarrollo de sus vidas».

Desde 2009, el Grupo Minerva ha solicitado a la Jefa Provincial de la Unidad de la Subdelegación de Gobierno contra la lucha de la Violencia de Género, Alicia Gómez Torres, la autorización para no vestir uniforme. Afirman que sólo han obtenido «la callada» o respuestas negativas, aunque en el mes de junio se concedieron a dos agentes, pero mantienen que no es suficiente teniendo en cuenta bajas o vacaciones.

El grupo de la Policía Local toma esta medida con la intención de que el asunto se aclare y puedan continuar su labor. Para ello pidieron el apoyo de colectivos de mujeres, instituciones implicadas en la lucha contra la desigualdad y violencia de género así como a los representantes políticos.

Desde la Subdelegación del Gobierno no han querido, por el momento, hacer declaraciones hasta que conozcan todos los detalles del asunto.