Ciudadanos

«La actual ley garantiza a la madre el derecho de veto y condena al padre»

Los colectivos que luchan por la igualdad efectiva sostienen que los hombres siguen estando en una situación desigual

CÁDIZActualizado:

Su vida cambia cada siete días. Cuando transcurre una semana, traslada su residencia con total normalidad. Y así ocurre a lo largo de los 12 meses del año. Esta joven gaditana de tan sólo 16 años no tiene un domicilio, sino dos: el de su padre y el de su madre, que decidieron poner punto final a su relación siete años atrás. No necesitaron recurrir a un juez para cerrar su propio acuerdo hasta que acudieron a un abogado para regularizar su situación y rubricar un divorcio de facto. «Este caso es una rareza. De los pocos ejemplos en los que la custodia compartida se podía ejecutar sin ningún problema», relata el letrado Javier García Marichal.

Su bufete se hizo cargo de la disolución matrimonial de esta pareja, la cual resultó ser un mero trámite dadas las facilidades y la buena predisposición que mostraron ambos cónyuges. «Estábamos ante una situación ideal: la menor dispone de dos residencias, situadas en el mismo municipio y los cambios constantes de vivienda no le suponen ningún trastorno. Además, tiene 16 años y es una adolescente muy próxima a la edad adulta, que ya toma sus propias decisiones». Pero como indica este letrado gaditano, se trata de una excepción dentro de los convenios reguladores que se establecen a partir de la ruptura de los matrimonios.

Si la situación económica es determinante para que la mayoría de los gaditanos que se separan no opten por la custodia compartida, ¿por qué ésta se le concede en casi el 90% de los casos a las madres? García Marichal reconoce que aún pesa sobre el ordenamiento jurídico español «una cultura que sigue entendiendo a las mujeres como los cónyuges ideales para el cuidado de los niños, apelando incluso a una cuestión biológica». Un planteamiento que para este abogado gaditano genera multitud de situaciones injustas para los padres.

Oscuros motivos

En cambio, para la Federación Andaluza para la Defensa de la Igualdad Efectiva (FADIE), la concesión mayoritaria de la custodia a las mujeres esconde otros oscuros motivos: «La actual ley garantiza el derecho de veto de la madre y condena a los padres». Su presidente, Fernando Basanta, recuerda que este tipo de medidas se otorgan de manera automática cuando lo solicitan ambas partes en un proceso de ruptura. «Con estos requisitos están promoviendo el desacuerdo porque la madre sabe que si no lo solicita se va a quedar con la custodia de forma exclusiva. Y las rupturas, en muchas ocasiones, no son situaciones amistosas donde prevalece la armonía».

Esta federación aglutina a todos los colectivos andaluces que luchan por la custodia compartida y analizan desde otra óptica la renuncia sistemática que hacen muchos hombres a la hora de pleitear por esta medida: «Se ven obligados a renunciar para no entorpecer el proceso y no salir perdiendo aún más en el convenio regulador».

También son muy críticos con el papel que ejerce la Fiscalía, «que se opone por regla a que se ejecute esta custodia en los casos en los que no hay acuerdo. Y al final una ley que debía situarnos al mismo nivel que otros países europeos, se ha convertido en una auténtica aberración».