Jerez

La élite canina se hace con Ifeca

Un millar de ejemplares de cien razas diferentes ha participado en el concurso internacional de perros

JEREZActualizado:

Ellos piensan que quien no lo viva en sus carnes no puede entenderlo, pues su devoción por los perros alcanza límites insospechados. Los preparan durante meses e incluso años para las competiciones, los adiestran y los miman casi como si se tratara de un igual. El pasado fin de semana Jerez acogió la XII Exposición Internacional Canina, en la que mil ejemplares de hasta cien razas distintas desfilaron por las instalaciones de Ifeca presumiendo de pedigree y de solera.

Sus dueños, parte fundamental en la conversión de estas pequeñas estrellas, posaron orgullosos en el recinto en compañía de sus canes, que tras el correspondiente paseíllo fueron evaluados por los jueces del certamen. La gran dimensión del concurso ha sido innegable, ya que ciudadanos de todo el mundo acudieron a Jerez para que sus mascotas participaran en el mismo.

Así, el inglés fue uno de los idiomas que más se escuchó en la feria, que acogió la visita de gentes procedentes de lugares tan exóticos y lejanos como Tailandia o Finlandia. Junto a ellos, perros de todos los tamaños y colores, abarcando desde el husky siberiano, el galgo o el bulldog francés, hasta el dálmata, el bóxer o el bodeguero andaluz.

El objetivo de la exposición, como resaltó el director de Ifeca, Jaime Castro, ha ido más allá de lo que es la pura competición canina, pues los organizadores también han querido fomentar el amor por estos animales, algo que ha sido muy bien acogido sobre todo por el público más pequeño.

Para ello, la muestra ha contado con una quincena de stands en los que los visitantes han podido ser testigos de cómo se baña o se corta el pelo a los canes, de cómo se les viste y de cuáles son los complementos alimenticios y estéticos más adecuados para ellos. La afluencia de visitantes ha sido importante, ya que el evento ha contado con el atractivo añadido de varios puntos de venta de comida para todos los gustos, dentro de los que ha destacado el puesto de dulces que aportaba un aroma especial al recinto.