Protesta de los trabajadores de Canal Sur, en noviembre pasado
Protesta de los trabajadores de Canal Sur, en noviembre pasado - Twitter
Televisión

Los trabajadores de Canal Sur meten presión a la Junta de Andalucía con su primera gran marcha en 30 años

La olla a presión de la RTVA le estalla a la nueva Junta, que se enfrenta a una protesta contra los recortes en medios y personal

SevillaActualizado:

Canal Sur es una olla con demasiada presión desde hace años. Jubilaciones que no se cubren; plantilla envejecida y sin relevo a la vista; cero euro en inversiones; audiencia a la baja e ingresos por publicidad en caída libre que la Junta tiene que compensar con constantes inyecciones presupuestarias; un director interino desde marzo de 2013; un consejo de administración de la RTVA, la agencia empresarial de la cadena, que no se renueva desde que caducó en 2014.

La olla hirviendo acaba de rebosar. La temperatura del malestar por los recortes había subido con el PSOE, pero es ahora cuando le ha estallado al nuevo gobierno del PP y Ciudadanos, que está dando los últimos retoques a su primer presupuesto de la Junta de Andalucía.

Con este mal de fondo, los trabajadores de «La Nuestra» protagonizan hoy la primera gran marcha de protesta en la historia de la cadena pública, que el 28 de febrero cumplió 30 años. Reinvidican inversiones porque llevan tres años en barbecho y un plan para recuperar el empleo perdido (casi 300 puestos desde 2012). Todas sus demandas las recogen en escritos dirigidos a todos los grupos políticos que registrarán en el Parlamento andaluz, el punto de llegada de la marcha, con parada en el Palacio de San Telmo.

Desde septiembre, los trabajadores de la RTVA se visten de negro los miércoles porque aseguran que la radio y televisión pública encara un futuro incierto. Han elevado la presión en la calle.En enero, coincidiendo con la sesión de investidura de Juanma Moreno como presidente, la Permanente de la Comisión Intercentros acudió a las puertas del Parlamento a la concentración convocada por colectivos feministas.

¿Por qué convocan una marcha ahora? La presidenta del comité intercentros, Rut Mingorance, lo justifica así: «Ahora se están haciendo los presupuestos y queremos hacer una llamada de atención porque nos están mandando con los recortes a una muerte lenta». Pone algunos ejemplos. «Las cámaras de estudio tienen más de 20 años; el tiempo de la información local disminuye porque no tenemos personal ni medios técnicos en las provincias y los que hay tienen que realizar un montón de horas extra. El sistema de edición de noticias está obsoleto y se cae cada dos por tres», resume.

A ello se suma la sangría laboral: las bajas definitivas y temporales no se cubren. «De los 1.750 empleados que llegamos a tener, se ha pasado a 1.420. Quieren hacer una redacción multimedia, pero sin inversión, cómo vas a modernizar», se queja. Hay empleados que llevan más de 15 años con contratos indefinidos no fijos porque la cadena no saca oposiciones desde 2008, cuando se presentaron 6.757 candidatos para 112 plazas. Han transcurrido once años ya.

En los presupuestos de 2019 que la Junta está ultimando subirá el capítulo de personal al recoger la subida salarial de 2,25%, común a todos los empleados públicos. Canal Sur tendrá que ahorrar gastos de funcionamiento. La Consejería de Hacienda obliga a apretarse el cinturón a todos los departamentos de la Junta en el capítulo de bienes y servicios. Salud, educación y políticas sociales tienen prioridad.

El otro punto de la discordia es la externalización de servicios. Durante 2018, la RTVA gastó 30,9 millones en productoras privadas, según la información facilitada por la dirección de la cadena a la diputada de Adelante Andalucía Maribel Mora, que solicitó la información a través del Parlamento. «El uso casposo y supuestamente gracioso de nuestra infancia, de nuestros mayores o de la mujer nos pone en la diana de la crítica razonable», denuncia la sección sindical de Comisiones Obreras en su página web.

167,2 millones en gastos

El 28 de febrero pasado cumplió 30 años de su primera emisión. Pero el aniversario es agridulce. «Las dificultades son verdaderamente importantes para contratar y son enormes para sacar adelante las desconexiones» en los centros territoriales, reconoció en una reciente comparecencia parlamentaria Joaquín Durán.

Desde la dirección evitan pronunciarse sobre la reivindicación de la plantilla, pero recuerdan que la cadena sufre los mismos recortes que el resto de la Administración y no tiene más remedio que gestionar el presupuesto que le asignan. En 2018, las cuentas destinaron a la cadena 162,7 millones de euros (90 menos que en 2008). El consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, se limitó a mostrar su respeto por la marcha: «Todos tenemos derechos a manifestarnos y a la huelga».

La negociación para renovar el consejo de la RTVA está atascada hasta que pasen las elecciones. Para elegir a sus miembros son necesarias tres quintas partes de los diputados autonómicos, lo que obliga al PP y Ciudadanos a entenderse sí o sí con el PSOE. De lo contrario, la Junta no descarta emular a Pedro Sánchez con la RTVE, que impuso la renovación por decreto.