Un equipo de profesionales durante una operación - ABC

Listas de espera AndalucíaNueve hospitales y 200 quirófanos empiezan hoy a bajar las listas de espera en Andalucía

Se van a operar primero a los 31.565 pacientes que acumulan un mayor retraso

Actualizado:

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) se pone desde este lunes el mono de trabajo para combatir con jornadas extraordinarias el mal endémico de las listas de espera de la sanidad pública heredadas del anterior Gobierno. La primera fase del denominado «plan de choque» se desarrolla en 200 quirófanos pertenecientes a los nueve hospitales de la comunidad que acumulan al mayor número de pacientes en espera para operarse.

Cuando llegó a la Consejería de Salud y Familias, Jesús Aguirre (PP), se encontró que había 506.408 andaluces que no estaban contabilizados en las estadísticas oficiales del SAS. La realidad bruta de las cifras que sacó a la luz no se compadecía con la realidad oficial de la rutilante «joya de la corona», como la llamaba la anterior presidenta de la Junta, Susana Díaz (PSOE), para presumir de su gestión en la sanidad andaluza.

Para darle la vuelta a estas cifras, el consejero, médico de profesión, ha diseñado un plan que, en una primera etapa, pasará por programar operaciones de lunes a viernes por las tardes y los sábados por la mañana en los nueve complejos hospitalarios que concentran el 75 por ciento de las 162.945 personas que están aguardando una intervención quirúrgica en estos momentos.

Son los hospitales Virgen de las Nieves y San Cecilio de Granada, que están bajo el mismo mando; los centros Virgen del Rocío y Virgen Macarena, en Sevilla; el hospital de Jaén; el Juan Ramón Jiménez, en Huelva, y las tres instalaciones sanitarias de Almería: el hospital de Poniente, Torrecárdenas, y La Inmaculada, según detalló ayer una nota de prensa de la Consejería de Salud.

Sólo el Hospital Virgen del Rocío, el mayor de Andalucía, tiene un total de 16.173 pacientes en listas de espera, de los cuales 1.425 están fuera del plazo que el decreto de la Junta se marcaba para atenderlos. El SAS prevé que en dos o tres semanas se incorporen el resto de hospitales al dispositivo para aliviar las listas de espera, uno de los principales focos de descontento ciudadano. Este plan de choque se va a desarrollar hasta el 31 de diciembre de 2019.

De los 92.833 pacientes contabilizados en espera, los primeros en pasar por el quirófano son 12.693 que han superado el plazo máximo del decreto. Este tiempo límite de respuesta varía entre 90, 120 y 180 días dependiendo de la dolencia que sufran. Hay patologías que no están sujetas al decreto de plazos y garantías.

La previsión de Salud es que tras esta primera fase, se llame a los 18.963 pacientes que llevan más de un año esperando una intervención no sujeta al decreto de plazos. En total, se atenderá a 31.656 pacientes en la primera fase. A continuación, será el turno de los enfermos a los que les vence el plazo de respuesta en los seis meses siguientes.

Incentivos

El presupuesto para llevar a cabo el plan de choque es de 25,5 millones de euros. Se van a realizar una media de cinco operaciones por la tarde los días laborables y los sábados por la mañana, con idea de que el funcionamiento de los 200 quirófanos no se vea interrumpido por las mañana para la actividad quirúrgica programada.

El plan estipula contratos de sustitución de los profesionales que voluntariamente decidan operar por las tardes, así como incentivos económicos a todo el personal sanitario que intervengan en cada operación. Por una operación cardíaca o de cadera, que son intervenciones más complejas, el SAS abonará 1.500 euros a todos los miembros del equipo que puede estar compuesto por tres, cuatro o cinco profesionales.

Pago por acto médico

Estos incentivos constituyen una novedad. Hasta ahora el SAS ingresaba 250 euros a sus empleados de la Medicina por cuatro horas de trabajo extraordinarias, con independencia del número de operaciones que realizaran. A partir de ahora, los profesionales cobrarán por acto médico realizado. Oftalmología, traumatología cirugía general, otorrinolaringología, cirugía vascular y urología son las especialidades que registran más demora.

Equipos móviles

Salud quiere sacar el máximo partido a los recursos que tiene la sanidad pública mediante el aprovechamiento del material quirúrgico y los recursos humanos, la programación de operaciones por las tardes los días laborables y la incorporación de equipos móviles para algunas intervenciones.

Sólo en el caso de que los recursos propios del SAS no sean suficientes, el Gobierno andaluz recurrirá a las clínicas privadas concertadas. En la actualidad hay acuerdos con empresas hospitalarias para la prestación de servicios por importe de 155,5 millones de euros. La segunda fase del plan de choque se pondrá en marcha en los próximos meses (aún no hay fecha definida) y estará enfocada a reducir las listas de espera para la consulta con un especialista y pruebas diagnósticas.