Azuaga (presidente), Sánchez del Villar (consejero delegado) y Pablo González (director general financiero)
Azuaga (presidente), Sánchez del Villar (consejero delegado) y Pablo González (director general financiero) - EFE
FINANZAS

Un año en bolsa consolida a Unicaja en la «primera división» bancaria

Cierra su primer ejercicio en el parqué con un alza del precio de su acción de más del 32% y en 2018 es el banco español que más se ha revalorizado

MÁLAGAActualizado:

No fueron pocas las dudas ni escasas las incertidumbres. Pero el tiempo y el mercado, sólo doce meses después, han dado la razón a Unicaja Banco. En su primer año como sociedad cotizada, el banco malagueño, el único con sede social en Andalucía, ha acumulado un alza del valor de sus acciones del 32,82 por ciento, conviertiéndose en la entidad con mayor revalorización durante 2018 precisamente en una época donde sus compañeros de parqué no lo están pasando demasiado bien.

El 30 de junio de 2017 la entidad se estrenaba con la acción a 1,10 euros y una capitalización de 1.700 millones de euros. Eran tiempos complejos, lo que hizo tirar a la baja en la casilla de salida. Acababa de producirse la implosión del Banco Popular y existían más que dudas sobre la solvencia de las entidades financieras. Más, sobre las posibilidades de una de tamaño mediano a la que se presuponía iba a ser pasto de alguna operación corporativa en un plazo no muy grande.

Pero ya en el debú bursátil se conseguía una subida del 6% y seis meses después, un crecimiento acumulado del 19,4%. El viernes, el cierre de los mercados la situaba a 1,46 euros. Son datos que contrastan con la caída del 4% del Ibex 35 y de más del 13% del conjunto de entidades financieras que forman parte de dicho índice.

Hoy Unicaja es el séptimo banco de España por capitalización bursátil, con un importe de unos 2.400 millones.

«La evolución experimentada durante este primer año la consideramos favorable, habiendo cumplido de forma satisfactoria los objetivos marcados, sobre todo tras recibir desde el primer momento el apoyo y la confianza de analistas, inversores y el propio mercado, que han sabido ver la fortaleza financiera de nuestra entidad».

Manuel Azuaga: «Hemos cumplido de forma satisfactoria los objetivos marcados»

Es el análisis que hace para ABC el presidente de Unicaja Banco, Manuel Azuaga. El sucesor de Braulio Medel, que hace un año se ufanaba de entrar en «la primera división empresarial», considera vitales para explicar el éxito registrado por su entidad haber sabido mantener «los rasgos básicos de nuestro modelo de negocio: prudencia, solvencia, rentabilidad, calidad, innovación y cercanía, que nos orientan hacia el crecimiento rentable y la creación de valor, y sin olvidar nuestro compromiso con la responsabilidad social corporativa».

Efectivamente, los mercados han sabido valorar en este tiempo la solvencia de un banco mediano pero que es líder en dos comunidades: Andalucía y Castilla y León. Que cumple con sus compromisos, como demuestra que en estos meses se hayan devuelto anticipadamente al FROB la totalidad de los 604 millones de ayudas públicas otorgadas a la filial EspañaDuero.

Y que también sigue haciendo sus deberes para mantener su independencia desde Andalucía, que algunos, incluso internamente, ponían más que en solfa antes de que se produjese la esperada salida a bolsa.

En el primer trimestre del año se ha mejorado la rentabilidad sobre recursos propios y se arrojó un beneficio neto de 57,4 millones de euros, un 13% más interanual. El mercado premió el anuncio de esos resultados situando el precio de la acción ese día en 1,6 euros, el que ha sido máximo histórico hasta ahora.

Transparencia

Pero al margen de resultados, hay otra vertiente fundamental que da valor al exitoso año de parqué que lleva Unicaja Banco por cuanto implica nuevas exigencias en su gobierno, avanzadas y lejanas a la gestión de otros tiempos. Lo valora Enrique Sánchez del Villar, consejero delegado: «Nos encontramos en una nueva andadura como sociedad cotizada, lo que representa mayores niveles de transparencia, control y mejores prácticas de gobierno corporativo».

En efecto, en este tiempo Unicaja Banco ha renovado de forma drástica su consejo de administración tras expirar varios mandatos. Aumentando por un lado el número de consejeros independientes, ahora seis de trece, y por otro el número de consejeras (cinco), superando ya incluso el objetivo marcado por el Código de Buen Gobierno de las sociedades cotizadas