El acusado Francisco Javier M.R. tras conocer el veredicto - EFE/Julián Pérez
TRIBUNALES

El jurado declara no culpable al acusado de los crímenes de Almonte

La madre y abuela de las víctimas fue sacada de la sala a gritos de «criminal, criminal»

HuelvaActualizado:

El jurado popular ha declarado no culpable a F.J.M., el único acusado por el doble crimen de Almonte, perpetrado el 27 de abril del 2013 y en el que murieron un hombre y su hija de 8 años.

El portavoz del jurado ha comunicado a la sala su decisión tras deliberar desde el miércoles por la noche, una vez que se dio por concluido el juicio y el acusado expresó su última palabra reiterando su inocencia y manifestando su deseo de que «se coja al verdadero culpable».

Tras el veredicto, la magistrada presidenta del tribunal, Carmen Orland, ha procedido a dictar sentencia absolutoria y a decretar su puesta en libertad.

F. J. M. emocionado al conocer el veredicto
F. J. M. emocionado al conocer el veredicto- EFE

Las acusaciones particulares del doble crimen de Almonte, ejercidas por la mujer y madre y los padres y abuelos de las víctimas, han anunciado que van a recurrir al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía la sentencia absolutoria para F.J.M., el único acusado por estos hechos.

En declaraciones a los periodistas a las puertas de la Audiencia, Gustavo Arduán, abogado de los padres y abuelos de las víctimas, ha indicado que lo sucedido «forma parte de la servidumbre de un jurado, de las dificultades que tiene un sistema que, desde el principio, pensábamos que no era el más idóneo para juzgar un asunto de esta envergadura».

Ha remarcado su disconformidad con el veredicto, «no comprendemos qué mecanismos intelectuales han podido utilizar para llegar al mismo», y ha señalado que van a esperar a que les den por escrito las motivaciones de la decisión, para, a partir de ahí, recurrir al TSJA y que sean profesionales los que decidan el acierto o no del veredicto".

Ha apuntado que el TSJA «sí que puede modificarlo si la motivación es suficiente, lógica y razonable; no toda motivación vale, si todo es correcto no la variará, pero si se observa que hay deficiencias no cabe duda que lo cambiará».

En relación a la familia, ha señalado que está «hundida» y ha tenido que recibir asistencia médica y psicológica, pues «a lo doloroso que este asunto ha sido desde el principio hay que sumar ahora este aumento de dolor por la incertidumbre de la incomprensión de no entender cómo después todo lo visto en el juicio se puede llegar a la conclusión de que no haya prueba suficiente o de que esta persona no lo haya hecho».

Por su parte, Inmaculada Torres, abogada de la mujer y madre de las víctimas, ha indicado que «por supuesto que vamos a recurrir al TSJA, no sabemos lo que ha podido pasar, hay condenas con ADN en el TSJA, en el Supremo; no sabemos si es porque no hemos conseguido llegar al jurado o porque sus miembros no han sido lo suficientemente valientes para condenar a una persona a 50 años, es una carga muy fuerte para unas personas que no se dedican a esto, es una responsabilidad muy fuerte».

«Pruebas hay, está el ADN, cómo ha llegado a las toallas, no hay explicación ninguna; tendrá que ser el TSJA quien lo decida y si no el Supremo y si ya un tribunal profesional dice que hay pruebas... pero la Jurisprudencia dice otra cosa, el adn es prueba directa para condenar», ha dicho, concluyendo con un «esto no termina aquí».