El papa Francisco
El papa Francisco - EFE

El Papa viajará en enero de 2018 a Chile y Perú

Deja el viaje a Argentina para más adelante por la manipulación política

Corresponsal en el VaticanoActualizado:

El Papa Francisco realizará un viaje a Chile y Perú del 15 al 21 de enero de 2018, visitando tres ciudades en cada país, según ha informado el lunes la Oficina de Prensa del Vaticano.

El viaje a su patria, Argentina, queda para más adelante debido a los continuos intentos de las fuerza políticas de manipular cada palabra o gesto del Papa y también de sacar partido a su visita.

Como el Santo Padre tiene previsto viajar a Colombia del 6 al 11 de septiembre de este año, los tres grandes países católicos a los que todavía no ha fijado fecha de visita son Argentina, España y Francia.

El anuncio del viaje ha desatado alegría en los dos países de la costa del Pacifico y satisfacción en el Vaticano, donde se lamenta que el viaje a Sudán del Sur junto con el primado de la Iglesia Anglicana, Justin Welby, haya tenido que ser retrasado al próximo año debido a la guerra civil.

En estos momentos sigue todavía en el aire el viaje a India y Bangladesh, que el Papa deseaba realizar en noviembre pero que probablemente se retrasará debido a la falta de interés del gobierno de la India, reacio a confirmar fechas en las que el presidente del país esté libre para recibir a Francisco.

El Itinerario del Papa en Chile incluye grandes encuentros con los fieles en Santiago de Chile, Temuco e Iquique, del 15 al 18 de enero. A su vez, las ciudades que visitará en Perú son Lima, Puerto Maldonado y Trujillo, del 18 al 21 de enero.

El Papa Francisco tiene sobre su mesa invitaciones de casi un centenar de países. La de visitar Chile fue presentada ya en la misa de inauguración del pontificado el 19 de marzo de 2013, según ha comentado el cardenal Ricardo Ezzati de Santiago de Chile.

A su vez, el viaje a Perú se produje 30 años después de la visita de Juan Pablo II. El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, ha manifestado que «Esto va a marcar un antes y un después. Antes, agitación; después, moralidad. Por eso es tan importante esta visita».