+

El Papa bendice la «vespa» navarra que repartirá solidaridad hasta Dakar

José Antonio Fernández viajará a Senegal en su moto para recoger fondos y concienciar sobre las «enfermedades olvidadas»

PamplonaActualizado:

El Papa Francisco bendijo este miércoles la moto «vespa» con la que el investigador y aventurero José Antonio Fernández pretende recorrer los 10.000 kilómetros hasta la capital de Senegal, Dakar, dentro de un proyecto solidario denominado «Vespa Extreme – Wheels for Life».

José Antonio Fernández partirá el próximo 20 de noviembre hacia la capital senegalesa con la intención de recaudar fondos con los que el Instituto de Salud Tropical de la Universidad de Navarra investigará las «enfermedades olvidadas».

El Instituto se creó en 2011 para investigar enfermedades que afectan a países en vías de desarrollo, en colaboración con hospitales y centros de investigación de universidades de esos países y aprovechando la experiencia de las facultades de Medicina, Farmacia, Ciencias, Enfermería y la Clínica Universidad de Navarra. Además llevará medicamentos para el Hospital Center University Aristide Le Dantec de Dakar y buscará la concienciación social sobre estas enfermedades «que afectan a millones de personas», recuerda el piloto.

El Papa bendice la vespa en la plaza de San Pedro
El Papa bendice la vespa en la plaza de San Pedro-ABC

El viaje se desarrollará a lo largo de 10.000 kilómetros, de los que algo más de 6.000 discurren entre dunas. Pero, además, José Antonio Fernández transportará la solidaridad sin ningún tipo de apoyo logístico. El piloto navarro de adopción tiene previsto llegar a Dakar el próximo 10 de diciembre.

Fernández ha afirmado que «Su Santidad el Papa Francisco se ha interesado por las dificultades que entraña esta nueva aventura solidaria y ha puesto en valor la puesta en marcha de iniciativas que sirvan para concienciar sobre las enfermedades olvidadas».

El viaje de José Antonio Fernández contrasta con el que realizó el año pasado con la misma finalidad. En aquel caso, Fernández fue hasta el Cabo Norte, el punto más al norte del continente europeo y tuvo que soportar temperaturas inferiores a los diez grados bajo cero e intensas nevadas. En esta ocasión llevará su solidaridad por el calor del desierto.