La Policía Nacional, tras la detención de cuatro personas de la emrpesa Cárnicas Luis,
La Policía Nacional, tras la detención de cuatro personas de la emrpesa Cárnicas Luis, - EFE

Inmovilizadas dos toneladas de carne de una empresa de Mallorca que vendía sus productos a hoteles y restaurantes

La Policía Nacional y la Consejería de Salud llevaron a cabo una operación conjunta tras las denuncias por la presunta venta de género en mal estado y por supuesta explotación laboral

Palma de MallorcaActualizado:

Una investigación conjunta llevada a cabo por la Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsedad (UCRIF) de la Policía Nacional y el departamento de Seguridad Alimentaria de la Consejería de Salud del Gobierno balear ha culminado esta semana con la inmovilización de más de dos toneladas de género de la empresa Cárnicas Luis, ubicada en Mallorca, y con la detención de los propietarios de dicha empresa familiar.

La denominada «Operación Pork» se inició a raíz de varias denuncias de extrabajadores por presunta explotación laboral y por la supuesta venta de carne en mal estado. Cárnicas Luis suministraba sus productos principalmente a hoteles y restaurantes. Los arrestados fueron el padre y tres hijos vinculados a la mencionada empresa, ubicada en el municipio de Calviá. Tras prestar declaración en dependencias policiales quedaron todos en libertad. La Policía atribuía a los cuatro un delito contra la salud pública y otro contra los derechos de los trabajadores, así como los presuntos delitos de falsedad documental y estafa.

La investigación se había iniciado en diciembre del pasado año. Desde entonces se llevaron a cabo seis inspecciones en Cárnicas Luis, la última de ellas el pasado martes. Según el testimonio de antiguos trabajadores, en la empresa se habrían utilizado productos químicos como lejía o desengrasante para limpiar el género con moho. A ello habría que añadir que presuntamente se habría vendido también carne caducada. En ese sentido, en las instalaciones fue encontrado género que había caducado en 2016. Como se ha señalado ya, en la citada operación policial fueron inmovilizadas más de dos toneladas de carne.

Dos versiones

Por lo que respecta a las condiciones laborales de varios antiguos empleados, éstos denunciaron que habrían sido obligados a trabajar hasta 84 horas semanales, con un sueldo de entre 1.000 y 1.200 euros al mes. Algunos de dichos trabajadores habrían sido despedidos además de forma improcedente. Por otro lado, seis de los nueve vehículos de la flota de la empresa, utilizados para el reparto, no se encontraban al parecer en óptimas condiciones, al no haber pasado la preceptiva revisión técnica.

Por su parte, Cárnicas Luis ha emitido este viernes un comunicado, en el que sus responsables dicen sentirse «víctimas, debido a otros procedimientos que se están investigando de forma paralela en el sector de la alimentación». En dicha nota recuerdan que la empresa «no ha sido clausurada en ningún momento, cuando otras sí lo han sido, por tanto, es injusto y desproporcionado las informaciones y afirmaciones tan graves que afectan a nuestra reputación».

En ese contexto, el administrador de la empresa recuerda que «la empresa durante el mes de diciembre fue sujeta a una inspección rutinaria», tras la cual habrían sido subsanadas y corregidas «todas las desviaciones advertidas por la administración sanitaria». Además, se habrían incrementado desde entonces «de forma notable» los diferentes controles de calidad.