El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ayer en el Congreso
El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ayer en el Congreso

El MIR educativo tendrá un primer curso teórico en la universidad

El segundo ciclo práctico se realizará a través de una «red de centros educativos singulares»

MadridActualizado:

La propuesta de MIR educativo lanzada por el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, se encuentra en fase de elaboración, aunque ya se conocen algunos detalles de cómo podría ser. El titular de Educación lanzó ayer nuevos datos sobre esta iniciativa, que ha levantado una gran polémica, sobre todo con Ciudadanos. Esta formación política se atribuye la paternidad de la propuesta y ha presentado su propio modelo para la formación del profesorado.

El ministro de Educación, aprovechó ayer su respuesta a una pregunta del Partido Popular, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, sobre los objetivos del MIR, para ofrecer algunos detalles sobre los que están trabajando. Así, afirmó que «este MIR educativo irá orientado a una parte primera de formación inicial, que debemos trabajar con las universidades». La concreción de esta primera fase depende del acuerdo que se alcance con el sector universitario, así como el tiempo de duración de este periodo de formación técnico.

La segunda fase sería «un periodo de práctica en contextos reales y, por supuesto, en la formación permanente», según la respuesta del ministro a la diputada del Grupo Popular, Sandra Moneo. Este periodo podría ser de dos años, aunque Méndez de Vigo señaló que es «necesario definir con rigor el proyecto formativo que, a lo largo de esos dos años, –los que dure la autorización– asiente los aprendizajes de la formación inicial y las competencias requeridas para el ejercicio profesional, con el apoyo de los mejores docentes». Esta formación teórico-práctico tendrá lugar a través de «una red de centros educativos singulares». Previamente a estas dos fases, habría que aprobar un examen de carácter nacional.

«Apoyo grande»

El titular de Educación defendió el MIR educativo frente a los ataques que recibió de Podemos, en la pregunta que le formuló la diputada Ione Belarra que, aprovechando su interpelación sobre la formación del profesorado, aludió a este proyecto. Méndez de Vigo recordó que «ha recibido un apoyo grande en las ochenta y tres comparecencias que ha habido» en la Subcomisión donde se negocia el Pacto por la Educación. Por ello, está convencido de que es un «elemento de consenso».

Belarra, que había calificado de «cuento» el MIR educativo, afirmó que lo que el Gobierno quiere es «pagar menos a los profesores y las profesoras nuevos. Le dicen MIR educativo, cuando lo que quieren decir es profesorado low cost».

Si el ministro se centró en el contenido del MIR, la diputada popular hizo hincapié en la paternidad de esta propuesta, en respuesta a las críticas de Ciudadanos. Moneo afirmó que, «desde el año 2009, el Grupo Parlamentario Popular viene presentando sucesivas iniciativas buscando el acuerdo para lograr un cambio en el sistema de acceso y el diseño de una carrera profesional, que permita que los mejores den el paso hacia el ejercicio de la docencia». Se lo ofrecieron al Gobierno socialista en 2010, «y a los españoles en 2011», en referencia al programa electoral».