La UME intenta liberar a los vehículos atrapados en la AP-6
La UME intenta liberar a los vehículos atrapados en la AP-6 - EFE

Cómo reclamar una indemnización si se quedó atrapado en la AP-6 por el temporal de nieve

Ya hay en marcha una plataforma de afectados para organizar una demanda colectiva

Actualizado:

Si fue uno de los conductores atrapados en la AP-6 por culpa de la nieve, guarde todas las pruebas que acrediten que estaba allí. Ese es el primer paso, explica el abogado Antonio Rodríguez, del bufete DyR Abogados, para poder participar en una demanda colectiva. Precisamente Rodríguez, que estuvo atrapado 15 horas en la autopista, ha decicido poner en marcha una plataforma para llevarla a cabo: en unas horas activará la página web «afectadosporlanevada.es» y será la plataforma desde la que empezar a recabar la información para activar una demanda.

Lo primero, insiste el abogado, es demostrar que estuvo allí. Aunque muchos conductores pudieron guardar el recibo de entrada a la AP-6, a partir de cierta hora de la noche, la barrera de entrada principal a la autopista se levantó, explica Rodríguez, por lo que se complica la demostración. «Seguramente echando imaginación se pueden encontrar muchas maneras de demostrarlo», asegura. Entre ellas, el letrado recomienda utilizar fotos con algún elemento de la carretera, donde también se vea cuántas personas había en el coche, mensajes de WhatsApp, redes sociales con la geolocalización activada o los billetes de autobús para quienes viajaban en este transporte.

Todos los conductores que se vieron atrapados en la AP-6 podrán reclamar daños morales. De hecho, existe un precedente. La empresa Europistas, concesionaria del peaje de la AP-1, tuvo que indemnizar con el precio del peaje y 150 euros a cada uno de los conductores afectados por la nevada de febrero de 2004. Entonces cientos de vehículos quedaron «embolsados» toda una noche entre Miranda de Ebro y Pancorbo, en la provincia de Burgos, entre el 27 y el 28 de febrero.

«Los 150 euros de aquella indemnización sirven de referencia, pero me parece muy poco. No hay dinero que pague la angustia de estar 15 horas atrapado en la nieve, sin comida ni suficiente agua», explica Rodríguez. «Lo que ha ocurrido ahora es parecido a lo que ocurrió en la AP-1, pero los tiempos son distintos, algunas circunstancias cambian. Estamos en fase de estudiar lo que podemos reclamar», explica el letrado. De hecho, una vez reúnan todos los datos a través de la plataforma (cuya inscripción es gratuita), comenzarán a estudiar cómo articular la demanda, caso por caso.

Además, Rodríguez también recalca la importancia de demostrar cuántas personas iban en cada coche. «Los afectados somos todas las personas que nos quedamos atrapadas en la carretera. Si en un vehículo había cuatro personas, son cuatro las afectadas, no solo una».

Para aquellos que el retraso en las carreteras les causó daños económicos demostrables, como por ejemplo la pérdida de un vuelo, de un hotel o que precisamente por ello tuvieron que pernoctar fuera de sus casas, con la necesidad de pagar noche en otro alojamiento, tienen la posibilidad de reclamar también «daño emergente». Esta compensación iría por separado de la de los daños morales. Para ello, también es necesario guardar todos los recibos y aportarlos como documentación.

Independientemente de que la acción legal se presente por este bufete de abogados o por una asociación de consumidores, lo recomendable para el ciudadano es que sea una demanda colectiva, ya que el coste por contratar los servicios de un abogado independiente sería superior al de la indemnización que se pueda conseguir. «Nosotros aún tenemos que estudiar todos los casos, pero lo que tengo claro es que a la gente no le va a costar dinero. En cualquier caso, costearíamos nuestros gastos con un porcentaje mínimo de la indemnización, y solo si la conseguimos».