El secretario general de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), Michel Jarraud, durante la rueda de prensa de hoy en Ginebra
El secretario general de la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), Michel Jarraud, durante la rueda de prensa de hoy en Ginebra - EFE

El actual fenómeno de «El Niño» será uno de los más fuertes desde 1950

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) alerta del peligro de unos episodios climáticos violentos como consecuencia del calentamiento global. Se espera que provoquen sequías, inundaciones y más huracanes

GINEBRAActualizado:

De acuerdo con los expertos de la Organización Metereológica Mundial (OMM), el actual fenómeno de El Niño, será uno de los más fuertes de los registrados, desde 1950, y continuará intesificándose hasta finales de año lo que, combinado con el cambio climático, podría provocar episiodios climáticos de una intensidad hasta ahora desconocida.

«Podría ocurrir que el calentamiento natural de los océanos, que caracteriza al fenómeno metereológico El Niño, junto con la subida de temperaturas provocadas por el hombre interactúen con consecuencias totalmente inéditas», declaró en un comunicado de prensa el secretario general de la OMM, Michel Jarraud.

El fenómeno El Niño se caracteriza por temperaturas inusualmente cálidas en la superficie del Océano Pacífico, especialmente en la costa de Suramérica y se opone a otro fenómeno metereológico conocido como La Niña que, contrariamente, se caracteriza por una bajada de la temperatura en la superficie del mar.

Según datos difundidos hoy por la OMM, el hecho de que la temperatura de la superficie del agua en el Océano Pacífico supere en dos grados centígrados los promedios registrados habitualmente convertirán a este episodio en el más fuerte desde 1950. Hasta la fecha, los episodios de El Niño en 1972, 1982 y 1997 son los que más han destacado por su violencia.

En general, los episodios de El Niño alcanzan su máxima fuerza hacia fin de año, entre octubre y enero, y persisten durante los primeros meses del año siguiente antes de debilitarse y desaparecer. A pesar de la preparación que existe para anticipar las catástrofes, los daños son significativos en los sectores de la agricultura, pesca y salud, señaló la OMM.

Las graves sequías y las inundaciones catastróficas que afectan actualmente a las regiones tropicales y subtropicales llevan la firma de El Niño. La región del Pacífico está siendo la más afectada y prueba de ello son los tres huracanes de categoria cuatro captados de forma simúltanea, en septiembre pasado, con vientos superiores a 200 kilométros por hora.

La organización publica estas informaciones en vísperas de la reunión internacionl sobre El Niño que se celebrará proximamente, en Nueva York, y que tendrá por objetivo progresar en el conocimiento científico de este fenómeno climático para anticipar sus graves consecuencias socio económicas.