DIABETES

La vitamina D mejora la sensibilidad a la insulina y podría usarse para tratar la diabetes

Un estudio llevado a cabo con ratones constata que los suplementos de vitamina D se asocian a unos menores niveles de glucosa en sangre

Suplementos vitamínicos
Suplementos vitamínicos - ARCHIVO

La vitamina D juega un papel esencial en el organismo. No en vano, y entre otras muchas funciones, regula los niveles de calcio y fósforo, por lo que tener unos bajos niveles de vitamina D implica un mayor riesgo de desarrollo de numerosas enfermedades, caso de la esclerosis múltiple y de la migraña. Y asimismo, de la diabetes mellitus tipo 2. Y es que como han mostrado distintas investigaciones, la deficiencia de esta vitamina conlleva un mayor riesgo de resistencia a la insulina –esto es, la incapacidad para utilizar correctamente la insulina por los órganos y tejidos– y, por tanto, de elevación de los niveles de glucosa en sangre –o lo que es lo mismo, de la aparición de la diabetes–. Entonces, ¿la toma de suplementos de vitamina D puede mejorar, sino revertir, esta resistencia a la insulina? Pues según un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Turín (Italia), parece que sí. O así sucede, cuando menos, en modelos animales –ratones.

Como explica Elisa Benetti, directora de esta investigación presentada en el marco de la LII Reunión Anual de la Sociedad Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) celebrada en Múnich (Alemania), «nuestros resultados demuestran claramente que la administración de vitamina D mejora la resistencia a la insulina causada por la exposición a una dieta rica en grasas y azúcares».

Ratones ‘insulinorresistentes’

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores utilizaron un modelo animal –40 ratones macho– al que alimentaron durante cuatro meses con una dieta rica en grasas y azúcares o con una dieta normal –‘sujetos control’–. Además, una parte de los animales alimentados con la dieta hipercalórica recibió suplementos de vitamina D –dosis de 7 microgramos por kilo, tres veces por semana– durante los últimos dos meses de la investigación.

Concluidos los cuatro meses, los autores analizaron el peso, niveles de glucosa en sangre y sensibilidad a la insulina de los animales. Y de acuerdo con los resultados, aquellos tratados con la dieta rica en grasas y azúcares mostraban una mayor ganancia de peso –31,8 gramos frente a 24,8 gramos en los ratones control–, niveles más elevados de glucosa en sangre –145 mg/dl frente a 108 mg/dl– y un deterioro en la tolerancia a la glucosa.

La vitamina D mejora la resistencia a la insulina causada por la exposición a una dieta rica en grasas y azúcaresElisa Benetti

Es más; los animales alimentados con la dieta hipercalórica también mostraron una acumulación de grasas y un significativo incremento de los triglicéridos en el tejido muscular, signos directamente asociados al desarrollo de resistencia a la insulina.

Y en el caso de los ratones que, aun ‘cebados’ con grasas y azúcares, recibieron suplementos de vitamina D, ¿qué sucedió? Pues que ganaron menos peso que los no ‘suplementados’ y obtuvieron unos resultados mucho mejores en los test de tolerancia oral a la glucosa –una prueba de laboratorio para evaluar cómo el organismo degrada la glucosa y que se utilizar para diagnosticar la resistencia a la insulina y la diabetes–. Y lo que es más importante: el tratamiento con vitamina D también mejoró la respuesta a la insulina en el músculo al disminuir los niveles de los denominados ‘productos de la glicación avanzada’ –esto es, proteínas o lípidos unidos a la glucosa por la exposición a azúcares y lípidos y que participan en la aparición de distintas enfermedades, caso de la diabetes.

¿También en humanos?

Y este efecto beneficioso de la vitamina D sobre la resistencia a la insulina y la diabetes, ¿también se produce en los seres humanos? Pues, teóricamente, sí, pero debe confirmarse en nuevas investigaciones.

Como concluyen los autores, «a día de hoy ya se han desarrollado ensayos clínicos con humanos para evaluar los efectos de la suplementación con vitamina D sobre la progresión de la diabetes tipo 2. Sin embargo, los resultados no han sido concluyentes. Por tanto, se requieren más estudios para clarificar el papel de la vitamina D en este sentido».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios