Asociaciones

La Federación de Vecinos de Utrera, a un paso de su desaparición

Conflictos internos han provocado que no se haya presentado ningún candidato a las elecciones

Manuel Martín, actual presidente en funciones de la UTER
Manuel Martín, actual presidente en funciones de la UTER - A. F.
Alberto Flores Utrera - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Hubo un tiempo en el que la Federación de Vecinos de Utrera (UTER), se convirtió en la bandera de las reivindicaciones más destacadas de la localidad. Unos años, a finales de la década de los noventa, en las que la UTER comandó famosas manifestaciones multitudinarias, en las que el pueblo entero reclamaba a la Junta de Andalucía acciones como la terminación de la autovía Sevilla-Utrera (A-376) o la construcción del Hospital de Utrera (CHAR). Una Federación que se convirtió en santo y seña de los movimientos vecinales en la localidad y que en la actualidad no es ni siquiera una sombra de lo que llegó a ser.

En los últimos meses este colectivo ha entrado en un proceso de clara autodestrucción, con anuncios de creaciones de federaciones alternativas o acusaciones de «pucherazos» en las elecciones a presidente. Ahora el final de la Federación parece claro, porque las últimas elecciones han terminado sin que nadie haya presentado su candidatura, ni siquiera el actual presidente, Manuel Martín.

Ahora la UTER ha entrado en un «coma inducido», una especie de vacío legal, que aparentemente se va a resolver el 25 de octubre, fecha en la que se ha convocado una asamblea general donde se va a debatir el futuro incierto que se cierne en estos momentos en torno al colectivo. El actual presidente en funciones de la Federación señala la importancia de esta cita que se celebrará en las instalaciones de la Biblioteca de Utrera: «se tendrá que comprobar si finalmente hay algún candidatura o decidir entonces la posible disolución de la UTER».

Tras los acontecimientos de los últimos meses, en los que se ha demostrado que el organismo estaba herido de muerte, el actual presidente de la entidad había explicado que él daría un paso a un lado para dejar que fueran otras personas las que se encargaran del futuro de la UTER. «Así me voy a mantener; ya no volveré a presentarme a las elecciones porque yo no tengo ningún tipo de interés político», ha explicado.

Tras un cruce de acusaciones entre los candidatos a las últimas elecciones, el propio Manuel Martín y José Carmona, mantuvieron una reunión con la edil de Participación Ciudadana, Sandra Gómez (IU), donde «yo ofrecí dar un paso al lado para que Pepe Carmona pudiera ser el presidente», afirma Martín. Sin embargo, los miembros de la candidatura alternativa ya tenían decidido crear una entidad paralela bajo el nombre de Federación de Asociaciones de Vecinos de Utrera (FAVU).

Un movimiento que parece que no ha tenido mucho éxito, porque según explica el propio presidente en funciones de la UTER, hasta el momento, de las 27 asociaciones de vecinos que integran la Federación, solamente un colectivo se ha dado de baja para formar parte de la Federación alternativa.

Durante el último cuarto de siglo la UTER ha sido un organismo que ha formado parte de la vida diaria de todos los utreranos, convirtiéndose en el interlocutor más efectivo para pelear por la mejora de la localidad, tanto a la hora de arreglar problemas particulares de cada una de las barriadas como para asuntos más generales que afectaban a toda la localidad. Una Federación que se enfrenta ahora a sus horas más complicadas. 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios