Álvaro Ybarra

Andalucía y el bloqueo Álvaro Ybarra

Una gran parte del gasto de nuestra autonomía puede ser congelado si antes del 15 de octubre no se aprueban los nuevos presupuestos

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en una imagen del pasado viernes en San Telmo
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en una imagen del pasado viernes en San Telmo - EP
- Actualizado: Guardado en:

Andalucía no levanta cabeza. Tras un periodo de elecciones autonómicas en cascada como consecuencia de las salidas de Chaves y Griñán nos encontramos ahora con el bloqueo político nacional que impide aprobar el techo de gasto, los nuevos presupuestos y, con ello, los anticipos financieros a cuenta del Estado. Una gran parte del gasto de nuestra autonomía puede ser congelado si antes del 15 de octubre no se aprueban los nuevos presupuestos en España, con el consiguiente deterioro de los servicios públicos y sociales y el estancamiento de las rentas de pensionistas y funcionarios. A Mister «No», que carece de responsabilidades de Gobierno, la intervención fiscal del estado autonómico parece traerle al pairo. Porque no es Andalucía la única comunidad afectada. Todas las autonomías están en la misma situación de incertidumbre y bloqueo, entre ellas las seis comunidades gobernadas por los socialistas.

No es de extrañar por tanto que el inmovilismo contra viento y marea de Pedro Sánchez cause tanta desazón entre las filas populares como entre los barones socialistas que tienen responsabilidades de gobierno. Un desastre nacional. La alternativa insinuada por Sánchez para acabar con el bloqueo, el que empieza a ser conocido como «acuerdo Frankenstein», una alianza de PSOE y Podemos con toda suerte de partidos nacionalistas e independentistas, causa aún más espanto. Hoy por hoy parece imposible que cristalice tal posibilidad ¿pero quién nos iba a decir que en la próxima Navidad España podría tener que repetir por tercera vez las elecciones?

Como Pedro Sánchez se ha encargado de volar todos los puentes para hacer imposible el retorno hacia un pacto razonable, la única solución que evitaría unos nuevos comicios, una posibilidad que algunos no ven ya tan negativa si sirve para que España pueda tener un gobierno más fuerte, sólo puede salir del propio PSOE. Los barones socialistas y buena parte de la militancia empiezan a sufrir en sus carnes las consecuencias del bloqueo propiciado por su secretario general. Doy por descontado que la mera posibilidad de que se articule un «acuerdo Frankenstein» haría saltar al Comité Federal del PSOE. ¿Pero tendrán suficiente fuerza los barones, que como dice Colmenarejo empiezan a convertirse en una leyenda urbana, si Sánchez se limita a forzar las terceras elecciones? Y Susana Díaz ¿permitirá que Andalucía siga sin levantar cabeza?

@aybarrapacheco

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios