La Voz de Cádiz - EL APUNTE

Los silencios de Podemos

La formación de izquierdas se abstiene en Diputación a la hora de respaldar a las Fuerzas de Seguridad en Cataluña

La Voz de Cádiz
CÁDIZActualizado:

El Pleno de Diputación del mes de octubre debatió ayer una moción impulsada por el PP en favor de las Fuerzas de Seguridad del Estado que se encuentran desplazadas en Cataluña ante la crisis política que se vive en aquella comunidad, sin embargo, esta iniciativa de los populares no encontró respaldó por parte de los representantes de Por Cádiz Sí Se Puede, ni de Ganemos Jerez, ni tampoco de IU. Los representantes de estas tres formaciones políticas en la Diputación Provincial –José González (alcalde de Cádiz), Ángeles González (concejal de Jerez) y Antonio Alba (edil de Conil)– declinaron dar el apoyo al trabajo de policías y guardias civiles y optaron por la abstención. No se trataba de valorar la actuación de los agentes sino de condenar el acoso al que fueron sometidos tras el 1 de octubre. La moción del PP salió adelante con los votos de PSOE y Ciudadanos. Esta imagen vivida ayer en el Salón de Plenos de la Diputación muestra, a pequeña escala, la realidad social, la división y la deriva política en la que se encuentra nuestro país. La crisis independentista de Cataluña ha fragmentado a la clase política española en constitucionalistas y en grupos que prefieren el atajo para sortear la ley y tratar así de sacar rédito político. La abstención de Podemos ayer y de IU no hace a sus representantes más demócratas. Al contrario. Quizás los convierta en más irresponsables y, sobre todo, en más intolerantes. La actuación de las Fuerzas de Seguridad de Estado en Cataluña es fruto de un mandato judicial y el acoso que sufrieron tanto en los días previos a la celebración del referéndum ilegal como en los posteriores fue un auténtico acoso y derribo orquestado por las propias instituciones públicas catalanas. Agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil alojados en hoteles de Reus, Pineda de Mar, Calella, Reus y Figueres tuvieron que abandonar los locales ante la presión de los independentistas, que protagonizaron multitudinarias concentraciones en torno a los establecimientos. La moción del PP solo trataba de hacer un guiño en defensa de estos agentes y, sin embargo, la izquierda radical ha optado por el silencio de la abstención. La crisis de Cataluña ha dejado al descubierto, más aún si cabe, los intereses de Podemos agrandando la brecha con el PSOE. La intención de la formación morada de forzar un referéndum pactado, amparado en el derecho a decidir, deja a Podemos en fuera de juego de las tesis constitucionalistas y a merced de las tesis más desestabilizadoras.

LA VOZ