EL APUNTE

Una sanidad a medio gas

Las vacaciones del personal sanitario vuelven a poner en tela de juicio la eficiencia del sistema con la llegada de la Navidad

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Las vacaciones del personal sanitario de la provincia son, de nuevo, tema de conflicto y de alto voltaje con la llegada de la Navidad. La plantilla tiene derecho a disfrutar de sus descansos, días libres y vacaciones, sin embargo, los gestores siguen con una política de ajuste que impide la sustitución del personal sanitario en momentos clave del año. El hospital Puerta del Mar cerró el pasado verano 142 camas alegando para ello el inicio de obras en varias plantas del centro hospitalario de la capital, sin embargo, el sindicato Autonomía Obrera, la segunda fuerza sindical del centro, salió a la palestra para denunciar que las obras eran la excusa fácil para no cubrir las vacaciones con personal de relevo. De nuevo entramos en este debate estéril en vísperas de las fiestas navideñas, un periodo en el que buena parte de la plantilla sanitaria aprovecha para tomar los días pendientes que ha acumulado a lo largo del año. La Marea Blanca de Cádiz ha sido la primera en denunciar que nos enfrentamos a un mes de ralentización del servicio sanitario, ya que estará a medio gas. Los recursos humanos estarán bajo mínimos aunque desde la Administración regional se insista en que no habrá cierre de camas. No es lógico que año tras año, verano tras verano, la falta de personal sanitario en la provincia y las dudas sobre la cobertura asistencial sean objeto de debate. ¿De qué sirve mantener toda la infraestructura hospitalaria abierta si luego no hay personal para cubrir sus necesidades? El portavoz de la Marea Blanca, Antonio Vergara, médico jubilado que, durante años ha estado como Coordinador de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínico de Puerto Real, trata de arrojar algo de luz a este problema y aclara que la única vía para solucionar el entuerto y garantizar la asistencia es la sustitución del personal. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) mantiene una política de ajuste que revierte en la calidad del sistema sanitario. Desde el Sindicato Médico han advertido en más de una ocasión que «una cosa son las previsiones y otra la realidad». Así, este verano el SAS tenía previsto contratar a 22 médicos de familia y dos pediatras para el Distrito Bahía de Cádiz-La Janda, pero llegó julio y sólo se habían contratado diez facultativos. El Partido Popular ha reprochado en más de una ocasión las medidas de la Junta en este sentido y no está dispuesto a consentir que la sanidad andaluza vuelva a irse de vacaciones. Sin embargo, una cosa es la política y otra la realidad.Al final quien paga los platos rotos es el paciente.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz