El Apunte - Opinión

De recuperar servicios a dejarlos caer

El frustrado empeño municipal por tomar el control de la limpieza pública contrasta con la nula fiscalización de la tarea que realiza la empresa concesionaria

La Voz - Actualizado: Guardado en:

El gobierno municipal planteó en campaña, como una de sus propuestas estelares e innegociables la recuperación de algunas concesiones administrativas de servicios públicos fundamentales. Esa idea se dio en llamar «remunicipalización». Significa que apartados esenciales en una administración local como transporte público y limpieza, entre otros, pasan a estar en manos de la institución municipal, directamente, sin una empresa intermediaria, como ahora, que cobra un dineral por ofrecer durante años y mediante contrato sus servicios especializados, con material y personal específico.

Nada más llegar al Ayuntamiento, el equipo de Podemos-Ganemos tuvo que renunciar. Pese a empecinarse en asambleas con militantes o en entrevistas, la remunicipalización era una utopía. Ni las cuentas municipales ni los compromisos legales la permitían. Esa promesa de que limpieza y transporte mejorarían en manos municipales, que dejarían de costar tanto dinero y darían puestos de trabajo para los gaditanos se esfumó. Esas posibles ventajas de la recuperación del control son, además, bastante discutibles. Se supone que, con concesionarias o no, la prioridad es que los vecinos tengan un buen transporte, una buena limpieza, a cambio de una cantidad de dinero público razonable: tanto si gestiona directamente como si hay una empresa interpuesta. Pero resulta que ese punto clave es, precisamente, el que empieza a fallar.

En San Juan de Dios han pasado de querer recuperar al servicio a desentenderse de que se preste, de cómo se presta. De querer recuperar la limpieza pública a incumplir con el deber de fiscalizar el trabajo de la empresa que cobra millones por hacerlo. Un completo informe dirigido por la concejala de Ciudadanos, María Fernández-Trujillo, asegura que se están produciendo media docena de incumplimientos graves del actual contrato del servicio de limpieza y recogida de basura. Baldeos que no se realizan, material defectuoso, medio centenar de trabajadores menos... A la vuelta de un año resulta que el problema no era quién se encargaba del servicio, el problema que nadie controla si se ofrece a los ciudadanos en tiempo y forma.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios