La Voz de Cádiz

La Cataluña que se muestra unida

La manifestación de Barcelona sirve para poner rostro a un reclamo que se hace cada vez más fuerte

Actualizado:

Nada menos que un millón de personas salieron ayer a la calle en Barcelona para mostrar su defensa a la idea de una España indisoluble, a la idea de una nación unida y su rechazo a la independencia porque, como aseguran, se sienten españoles. La llamada minoría silenciosa puso fin así a ese nombre, a ese yugo que les ha acompañado durante años y que desde el uno de octubre parece que quieren dejar a un lado. Claman por sus derechos. Es decir, quieren continuar formando parte del país en el que han nacido, se han criado, educado y de donde son sus familiares y amigos. Pero para eso piden contundencia y rigor en la toma de decisiones. No quieren que jueguen con su futuro y que el juego político desmembre una región que hasta ahora se ha mostrado fuerte y con recursos para seguir adelante. La marcha de algunos bancos y empresas tras la amenaza de Puigdemont de promulgar la independencia ha hecho que también muchos ciudadanos se planteen de verdad el mañana. Lo que vendrá.

Y en este escenario también se encuentran muchos ciudadanos gaditanos que viven en Cataluña e incluso han hecho ya familia allí. Uno de ellos cuenta hoy en LA VOZ la incertidumbre que les ha provocado todo este desequilibrio institucional y de ideas. «Quizás no levantemos la voz, pero aquí en Cataluña somos muchos los que pensamos que estamos bien como estamos. En mi ciudad hay muchos emigrantes, nacionales y sudamericanos, y hasta ahora siempre nos hemos entendido. Nunca hemos tenido ningún problema y nos han tratado con mucho respeto», explica. «Sin embargo, desde el pasado 1 de octubre, las cosas han cambiado. Ahora muchos nos miran con recelo, y nos consideran culpables de un ataque del que no hemos tenido nada que ver», dice este emigrante gaditano que espera que se dé marcha atrás a las intenciones secesionistas.

Además, la marcha de ayer en Barcelona también sirvió para dar apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que están allí desplazadas desde hace ya más de una semana en apoyo de los Mossos. «No estáis solos», les volvieron a gritar. Entre estos agentes desplazados, casi un centenar de gaditanos lo está viviendo de cerca con sensaciones encontradas. La tensión, la profesionalidad y la gratitud por el apoyo recibido. Todo a la vez.