A 31 DICIEMBRE DE 2019

La República Checa cerrará sus granjas peleteras

La normativa excluye a las explotaciones de conejos, animales de los que se aprovecha también la carne

Visón americano
Visón americano - ABC
NATURAL - Actualizado: Guardado en: Natural Vivir

La República Checa se ha convertido recientemente en el decimocuarto país del mundo que prohíbe por completo las granjas peleteras en su territorio. Se suma así, por ejemplo, a Austria, Bosnia, Croacia, Holanda, Macedonia, Serbia, Eslovenia o Reino Unido.

Según Humane Society International (HSI), cerca de 20.000 ejemplares de zorro y visón son sacrificados cada año en estas explotaciones, donde «pasan su vida en diminutas jaulas y sufren una muerte atroz por medio del gas o la electrocución», explica la organización en una nota.

La República Checa prohibirá, pues, las granjas peleteras a partir del 31 de diciembre de 2019. El presidente Milos Zeman ha ratificado una enmienda que aprobó el mes pasado el Senado y que «veta la cría y el sacrificio de animales exclusiva o principalmente para comercializar su piel». La ley estipula que las nueve granjaspeleteras que alberga el país deberán cerrar antes de que se cumpla dicho plazo, subraya HSI. Los dueños de estas empresas podrán reclamar al Ministerio de Agricultura una compensación por el cierre futuro de sus negocios, informa Efe. La normativa excluye a las granjas de conejos, animales de los que se aprovecha también la carne.

Los que se oponen a la ley, por su parte, aducen que la prohibición puede acarrear la creación de granjas al margen de la ley en la que las condiciones de los animales sean mucho peores o a que países con escasa regulación, como China, aumenten su cuota de mercado.

La prohibición, según una encuesta realizada por HSI, cuenta con un amplio respaldo de la población: «El 83% de los checos se muestra partidario al cierre de las granjas peleteras».

Distintas asociaciones ecologistas han denunciado en reiteradas ocasiones que los animales de las granjas peleteras son «maltratados» y que en ellas se utilizan «productos químicos altamente contaminantes». Unos 60 millones de animales son sacrificados en todo el mundo cada año para comerciar con su piel, recoge la agencia de noticias citando a las mismas fuentes.

Los mayores productores peleteros son los países escandinavos, EE.UU. y China.

Toda la actualidad en portada

comentarios