Todo lo que debes revisar de tu coche si no quieres tener un accidente esta Navidad

Un buen mantenimiento del vehículo reduce el riesgo de sufrir una avería en carretera, y permite que el vehículo responda mejor ante cualquier imprevisto

Actualizado:

Llega el 6 de diciembre, y con él el esperado puente de diciembre que brindan las festividades del Día de la Constitución y el Día de la Inmaculada, que año tras año provocan millones los desplazamientos en las carreteras españolas. Por ello, el conductor además de extremar las precauciones al volante y respetar las normas de tráfico, debe incrementar su seguridad y adelantarse a los imprevistos realizando revisiones periódicas de su vehículo, especialmente en invierno, ya que el frío es altamente perjudicial para la mecánica de nuestro automóvil.

Las bajas temperaturas del invierno, así como las precipitaciones, el hielo o la nieve, pueden estar presentes en nuestras carreteras durante este puente. Por ello, los expertos recomiendan hacer una labor de revisión y mantenimiento de manera continua, del vehículo y de elementos tan importantes como son los neumáticos, las luces, las escobillas, los niveles o la batería, con el objetivo de que el vehículo esté lo mejor preparado posible para afrontar cualquier imprevisto (atascos, incidencias climatológicas, etc.).

1. Neumáticos. Con las primeras lluvias y la formación de hielo en las carreteras, unos neumáticos en mal estado pueden provocar un serio contratiempo o un accidente. Las ruedas deben ir en condiciones óptimas para afrontar la conducción a bajas temperaturas. Es vital comprobar su presión y dibujo para verificar que la profundidad mínima es de 1,6 mm, aunque en invierno es recomendable circular con unos 3 mm. Los neumáticos de invierno pueden ser buena alternativa: permiten buena sujeción tanto en suelos con nieve como en superficies secas a bajas temperaturas.

2. Escobillas. Vitales en invierno. Sus gomas suelen estropearse con facilidad en verano, provocando que no se limpien bien las gotas de lluvia. Es recomendable revisarlas al llevar el coche a servicio y, llegado el caso, cambiarlas por unas nuevas, lo que se recomienda hacer una vez cada año o año y medio.

3. Batería. Uno de los dispositivos de motor del vehículo que más puede sufrir durante el periodo invernal. Las baterías son sensibles a las temperaturas extremas, sobre todo si son bajas durante el invierno. Las baterías usadas no suelen resistir bastante tiempo heladas acusadas. Se recomienda cambiar la batería del coche cada 4 ó 5 años, aunque su vida dependerá del uso que se haga del vehículo, del tipo de batería y marca...

4. Líquido refrigerante. Tambén llamado anticongelante, es esencial para asegurar la correcta temperatura del motor y suministrar agua caliente a la calefacción. Con bajas temperaturas su volumen puede variar, por lo que es aconsejable revisarlo para comprobar niveles. Siempre se hace con el motor en frío.

Desde Northgate, principal operador de Europa y España de vehículos industriales y comerciales se resalta que alargar en el tiempo la revisión de dichos elementos, puede contribuir al incremento de la siniestralidad del vehículo, ya que no estará perfectamente preparado para responder ante cualquier situación de emergencia en la carretera.

También es recomendable planificar con tiempo el viaje, y resalta que el conductor también tiene que respetar las normas de circulación, mantener la distancia de seguridad y parar cada dos horas para descansar y aliviar la tensión que produce la conducción.