El 70% de los profesionales conducen con estrés y bajo presión

Aseguran que debido a esta situación van más rápido de lo debido y se comportan de manera menos segura

MADRIDActualizado:

Tener una agenda poco realista o demasiado demandante (30%), retrasos debido al tráfico (28%), o, en menor medida a una mala planificación por parte de la oficina (10%) son las principales causasd por las que el 70% de los conductores profesionales consideran que están sometidos a presión excesiva para completar sus trabajos o entregas, lo que les provoca una situación de estrés.

Según un nuevo estudio realizado por TomTom Telematics tras encuestar a más de cien conductores de empresas de mensajería y de instalación y mantenimiento en España, un alto porcentaje de profesionales del volante afirman que debido a la presión se ven obligados a conducir de forma más rápida o menos segura hasta alcanzar su siguiente destino (40%), dedicando menos tiempo del que quisieran a cada trabajo (17%) o llegando tarde a sus trabajos posteriores (17%).

Aun así, el 97% dice cumplir con sus obligaciones laborales siempre o casi siempre. Esto lo hacen sacrificando otros aspectos de su vida, saliendo más tarde del trabajo o comiendo en menos tiempo del que deberían. De hecho, el 54% considera que su horario, al que dedica más tiempo del estipulado, tiene un impacto negativo en su vida familiar. El 21% de los encuestados destina tan solo 15 minutos a comer.

Según Heike de la Horra, director comercial de TomTom Telematics para España y Portugal, los conductores profesionales juegan un papel crucial en la economía española, pero «es difícil que puedan cumplir con su trabajo de forma efectiva y segura si están sometidos a una gran presión debido a agendas poco realistas, que no tienen en cuenta elementos como la situación del tráfico».

Como consecuencia, asegura, «el estereotipo de conductor de furgoneta que no respeta las normas de tráfico es injusto», ya que los conductores están sometidos «a un importante estrés para poder realizar su trabajo, y eso puede llevarles a cometer imprudencias en la carretera».

El directivo ha declarado que hay empresas «que no pueden permitirse el lujo de aumentar el personal, pero hay tecnología que puede ayudar en la planificación y en la ejecución de los trabajos, aliviando la carga de los conductores». La información de tráfico o los datos históricos sobre las rutas que proporcionan algunos sistemas telemáticos «pueden ayudar a optimizar los horarios diarios y asignar los trabajos de forma más inteligente», concluye Heike de la Horra.