El primer ministro griego, Alexis Tsipras, con el presidente francés, François Hollande, en Atenas
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, con el presidente francés, François Hollande, en Atenas - Afp

Tsipras no consigue crear un bloque del Sur en su cumbre mediterránea

Rajoy no acudió a la cita en Atenas alegando que estaba en funciones y envió a un secretario de Estado

Corresponsal en AtenasActualizado:

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha reunido este viernes en Atenas a los líderes de la mayoría de los países del sur de Europa. A esta cumbre convocada hace pocos días asistieron el presidente francés, François Hollande, y el chipriota Nikos Athanasiadis, así como los primeros ministros italiano, Mateo Renzi, el maltés Joseph Muscat y el portugués Antonio Costa.

El único que no ha acudido ha sido el español Mariano Rajoy, aludiendo que era un presidente en funciones, por lo que España estuvo representada por el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Fernando Eguidazu.

Con esta cumbre, Tsipras ha querido hacer un esfuerzo para conseguir cimentar una nueva visión política y estratégica para el futuro de Europa, resaltando las necesidades de los estados mediterráneos y sus grandes retos antes de la reunión europea en Bratislava dentro de una semana. Y ha anunciado que la próxima reunión tendrá lugar en Portugal.

El primer ministro griego insistió al final de la cumbre, que comenzó con mas de una hora de retraso provocado por la llegada tardía de Hollande, en la necesidad de diálogo para crear una Europa mejor que consiga inspirar a sus ciudadanos. Pero quedó claro que no se ha creado un bloque de países del Sur, algo que reconoció Tsipras afirmando que «no queremos convertirnos en otra iniciativa que divida».

El secretario de Estado para Asuntos Europeos, Fernando Eguidazu, destacó que a España le interesaba participar en esta cumbre y afirmó que «ha quedado claro que no se está formando un grupo ni frentes, sino compartiendo opiniones que pueden servir en la reunión de Bratislava».

Por su parte, Hollande destacó la importancia de la cooperación europea tras la decisión británica de abandonar la UE, insistiendo en que los países mediterráneos presentarán ideas comunes para mayor crecimiento económico e inversiones.

Inmigración, seguridad y economía

Eguidazu subrayó que era bueno hablar de los problemas más acuciantes y comunes, refiriéndose a la inmigración, a la seguridad y a la economía. Insistió en que «todos pensamos que Europa tiene un problema grave de crecimiento, que significa un problema derivado de empleo, y tenemos que fortalecer el crecimiento y buscar vías para crecer mas, por ello la política de inversión global y el plan Juncker son piezas fundamentalísimas».

Asimismo, destacó que «somos conscientes de que la seguridad es capital para todos los países y el problema migratorio debe de ser resuelto no por cada país, sino a nivel europeo».

Sobre las medidas de austeridad, el representante español describió que existen distintas interpretaciones, pero todos coinciden en la necesidad de ajustes fiscales, añadiendo que existen problemas de ritmos en cada pais, «necesitando que se acompase ese ritmo de ajuste y procurando que no tenga condiciones negativas».

Conclusiones de la cumbre

El documento final de la cumbre destaca el fuerte compromiso a favor de la unidad europea y la necesidad de un nuevo impulso para afrontar los retos a los que se enfrentan los países miembros. Considera prioritario que el proyecto común europeo se construya sobre una perspectiva para el Mediterráneo como región de paz, estabilidad y prosperidad.

Asimismo insiste en la necesidad de medidas concretas para proteger las fronteras externas europeas, mejorar las políticas migratorias y aportar más recursos, cooperar en la lucha contra el terrorismo y desarrollar las capacidades militares europeas y la industria de defensa.

En el terreno económico, apunta que la UE deberá aumentar las inversiones y doblar la capacidad financiera del Fondo Europeo para Inversión Estratégica (Plan Juncker), promocionar el empleo, aplicar reformas estructurales para mejorar el funcionamiento de los mercados, luchar contra la evasión fiscal y reforzar las iniciativas para trabajo para jóvenes.