El presidente ruso, Vladímir Putin (d), saluda a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan (i), durante su reunión en la residencia Bocharov Ruchei, en Sochi (Rusia)
El presidente ruso, Vladímir Putin (d), saluda a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan (i), durante su reunión en la residencia Bocharov Ruchei, en Sochi (Rusia) - EFE

Putin y Erdogan escenifican armonía pero siguen discrepando sobre Siria

Esta nueva visita del presidente turco a Rusia coincide con el cierre de la transacción de venta de lanzaderas antiaéreas rusas S-400 a Turquía

CORRESPONSAL EN MOSCÚActualizado:

Es ya la cuarta vez que los presidentes de Rusia y Turquía, Vladímir Putin, y Recep Tayyip Erdogan, se reúnen desde el verano y la quinta en lo que va de 2017. La última vez fue en Ankara a finales de septiembre. El tema recurrente de las conversaciones es Siria, en donde los dos dirigentes exhiben entendimiento cuando en realidad son muchos los problemas en los que discrepan. El futuro del dictador sirio, Bashar al Assad, es el principal, pero también el papel de los kurdos ahora y una vez acabe la guerra.

La reunión de ayer fue una vez más en la ciudad balneario rusa de Sochi, a orillas del Mar Negro. Antes de subirse al avión para viajar hasta allí, Erdogan mostró su desacuerdo con la declaración que el sábado suscribieron en Danang (Vietnam) Putin y su homólogo estadounidense, Donald Trump. El documento decía que «no puede haber una solución militar al conflicto sirio».

«No lo entiendo, se dice que no hay solución militar, pero el número de personas que el gobierno -sirio- ha matado por la vía militar supera ya el millón», aseguró el máximo dirigente turco durante una comparecencia ante la prensa en el aeropuerto de Estambul. Según su opinión, si Rusia y Estados Unidos creen que no debe existir el recurso a la fuerza que retiren sus soldados, que traten de resolver el conflicto por medios políticos, que busquen maneras de celebrar elecciones cuanto antes. «¿Lo han intentado utilizando esos medios durante 7 u 8 años? No vayamos a engañar el mundo», añadió Erdogan.

Tratando de desviar el foco de Rusia, país que inició su intervención militar en Siria en septiembre de 2015, fundamentalmente con bombardeos aéreos y lanzamiento de misiles desde navíos, el presidente turco arremetió contra Washington señalando que es el país que mayor dispositivo militar tiene en Oriente Próximo y «habla de evitar soluciones de fuerza».

Restricciones a las exportaciones turcas

Denunció también el hecho de que la milicias kurdo-sirias de las Unidades de Protección Popular (YPG) sigan todavía al este del río Éufrates, pese a que, según él, «prometieron retirarse», y continúan acosando a las fuerzas turcas. Erdogan dijo que pediría ayuda a Rusia en esta cuestión, país que mantiene buenas relaciones con los kurdos. Dijo además que solicitaría a Putin retirar completamente todas las restricciones a las exportaciones turcas, impuestas por Moscú después de que un avión de combate turco derribara en noviembre de 2015 a un cazabombardero ruso junto a la frontera turco-siria.

Según el asesor del Kremlin de política exterior, Yuri Ushakov, Putin y Erdogan hablaron de los preparativos para la reunión del llamado Congreso de Diálogo Nacional en Sochi, prevista en un principio para el próximo día 18, pero ante la escasa acogida por parte de la oposición siria, se celebrará en fechas posteriores. Erdogan tampoco aprueba que a ese encuentro de Sochi acudan kurdos. "Las fechas las fijaremos más tarde", afirmó Ushakov.

Esta nueva visita del presidente turco a Rusia coincide con el cierre de la transacción de venta de lanzaderas antiaéreas rusas S-400 a Turquía. El acuerdo se alcanzó en septiembre, ya que, según Ankara, no fue posible adquirir un armamento similar dentro de la OTAN. Solamente Rusia fabrica en el mundo un sistema de defensa antiaéreo de tales características

La reunión ayer en Sochi duró hora y media y, según Putin, «nuestras relaciones pueden considerarse prácticamente restablecidas en su totalidad». El presidente ruso insistió en que el intercambio comercial entre ambos países sigue creciendo. Erdogan, por su parte, dijo que «nuestras relaciones bilaterales y la cooperación en la solución de problemas regionales nos dan la posibilidad de mirar hacia el futuro. Cada día que pasa, nuestras relaciones se desarrollan más y mejor en los ámbitos político, militar y comercial».