Internacional

La oposición venezolana anuncia protestas para forzar el revocatorio este año

La Mesa de la Unidad Democrática denuncia la connivencia de las autoridades electorales con Nicolás Maduro y se echará a la calle para exigir la consulta

Jesús Torrealba, en un mitin opositor en Caracas - EFE
EFE Caracas - Actualizado: Guardado en:

La oposición venezolana aseguró este martes que obligará al jefe del Estado, Nicolás Maduro, a someterse a un referéndum revocatorio este año pese a que el Poder Electoral venezolano aplazó para el primer trimestre de 2017 la posible realización del mismo, lo que impicaría que, en caso de que Maduro fuera apartado del cargo, le sucedería su vicepresidente y el chavismo retendría el poder.

Asimismo, dijo que no aceptará la circunscripción por estados establecida por el Consejo Nacional Electoral (CNE) sino la del conjunto nacional que, a su juicio, es lo que recoge la Constitución venezolana. «El referendo revocatorio se hará este año (...) si el régimen desconoce la Constitución es nuestro deber activarnos como pueblo y obligarlos en la calle y en las instituciones a acatarla», señaló el texto consensuado entre sus miembros difundido por la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

En Caracas, el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, leyó el documento que, afirmó, es respaldado por todos los partidos políticos que forman la coalición y que fue revisado por organizaciones gremiales, sociales, estudiantiles y por opositores encarcelados como Manuel Rosales y Antonio Ledezma.

«Nuestro objetivo y foco estará en levantar el 26, 27 y 28 de octubre los millones de manifestaciones de voluntad que Venezuela necesita para superar ampliamente el requisito establecido para activar el referend», indica el texto.

La MUD se refiere al último requisito previo a la convocatoria de la consulta, que consiste en la recolección de apoyos equivalentes al 20 por ciento de los inscritos en el censo —unos 4 millones— cifra que deberán alcanzar durante los tres días citados. «Llamamos al pueblo de Venezuela a acudir masivamente a la jornada (...) asumiendo que nuestra tarea no se limitará a cumplir un trámite administrativo sino que vamos a ejercer todos los mecanismos de presión democrática necesarios para hacerlas respetar (las manifestaciones de voluntad)», dijo Torrealba.

Con ello, los opositores confirmaron que continuarán con el referéndum que impulsan para cesar a Maduro pese a las condiciones que estableció el CNE, claramente diferentes a las que habían exigido. La MUD había solicitado para la última fase de requisitos del referéndum que el CNE dispusiera de al menos 19.500 máquinas en 6.500 centros de votación y que la cantidad de apoyos requeridos pudiera contarse en conjunto.

Sin embargo, el CNE acordó distribuir 5.392 máquinas en 1.356 centros y que en cada estado del país caribeño se consiga un 20 por ciento de apoyo a la iniciativa opositora para dictaminar la procedencia del trámite. «No esperábamos otra cosa del CNE (...) Activaremos el revocatorio cumpliendo lo que está en la Constitución: la recolección de firmas que representen al menos el 20 por ciento del padrón electoral a nivel nacional», insistieron los opositores que rechazarán «cualquier condición» contraria a la Constitución.

Acusaciones al CNE

En este sentido, el dos veces candidato presidencial y principal impulsor del referendo, Henrique Capriles, acusó a las cuatro rectoras del CNE de retrasar el proceso con el fin de que la consulta se concrete después del 10 de enero próximo, cuando, de ganarla la oposición, revocarían a Maduro pero no a su Gobierno que seguiría bajo el mando del vicepresidente hasta 2019.

«Que no vengan a decir que no hay tiempo para un revocatorio. Aquí los que no tenemos tiempo somos los venezolanos», sostuvo Capriles tras recordar que las presidenciales de 2013 en las que le venció Maduro, el CNE las organizó en 30 días luego del fallecimiento del entonces mandatario, Hugo Chávez.

El presidente del Parlamento venezolano, el opositor Henry Ramos Allup, tomó la palabra para hablar sobre las diferencias dentro de la MUD que, aseguró, no dividirán las acciones que tomarán hasta conquistar el poder.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) calificó como una amenaza la reacción de los opositores, una vez que el CNE ha fijado los términos del proceso. El primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, predijo que la oposición venezolana llamará a un «paro nacional» a final de año con la idea de hacer renunciar a Maduro, porque no lograrán alcanzar la cantidad de manifestaciones de voluntades necesarias para que se lleve a cabo el revocatorio.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios