Internacional

Los Hermanos Musulmanes aspiran a convertirse en la principal fuerza de la oposición en Jordania

Setenta candidatos pertenecen a la formación islamista y aspiran a entrar en una cámara que tradicionalmente tiene poco poder y está en manos de representantes de las tribus leales a la monarquía

Una mujer participa en las elecciones parlamentarias este martes en Amman
Una mujer participa en las elecciones parlamentarias este martes en Amman - REUTERS
MIKEL AYESTARAN Jerusalén - Actualizado: Guardado en:

Jordania acudió a las urnas para elegir un nuevo parlamento en una jornada marcada por la participación del Frente de Acción Islámica (FAI, brazo político de los Hermanos Musulmanes), que después de boicotear los comicios de 2010 y 2013 decidió participar como miembro de la denominada Alianza Nacional para la Reforma. Setenta de los 120 candidatos de esta lista pertenecen a la formación islamista y aspiran a entrar en una cámara que tradicionalmente tiene poco poder y está en manos de representantes de las tribus leales a la monarquía. En total 1.252 candidatos, 252 de ellos mujeres, se disputan los 130 escaños de un organismo en el que hay asignada una cuota mínima de 15 asientos para diputadas. También hay espacio reservado para nueve cristianos y tres representantes de las minorías circasiana y chechena.

Las autoridades introdujeron reformas en el sistema electoral tras el estallido de las «primaveras árabes», pero el poder del rey Abdalá II sigue siendo casi absoluto. La nueva ley permite a los partidos presentar listas y así romper con un sistema de «voto único transferible», por el que el votante asignaba su elección a varios candidatos, lo que beneficiada a los líderes tribales. Este cambió animó a los Hermanos Musulmanes a volver a la vida política, aunque lo calificaron de «insuficiente».

Aunque Dar al Ifta, la máxima autoridad religiosa del país, instó a los jordanos a votar y calificó los comicios de «deber» nacional y religioso, según difundió la agencia oficial Petra, las elecciones no despertaron demasiada expectación y los analista no esperan grandes cambios en la cámara, más allá de la entrada del FAI, que se convertiría en la principal fuerza de la oposición con unos veinte asientos, según los últimos sondeos. Los jordanos no son ajenos a la inestabilidad que sacude a la región desde el estallido de las conocidas como «primaveras árabes», que acabaron con los regímenes de Túnez, Libia, Egipto y han desembocado en guerras abiertas en Yemen o la vecina Siria, de la que han llegado más de un millón de refugiados al país, y por eso tampoco parecen dispuestos a pedir grandes cambios.

Las urnas se cerraron una hora más tarde en en Ammán y otras cuatro ciudades del país debido a la afluencia de votantes en el transcurso final de la jornada y entonces comenzó el recuento de votos. La comisión electoral no dio la fecha estimada en la que se harán públicos los resultados.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios