GTRES

Todo lo que debes saber sobre el festival de Coachella, el favorito de influencers y modelos

Creado por Eddie Vedder en 1993 como un boicot contra Ticketmaster, en los últimos años se ha convertido en un evento exclusivo debido a sus elevados precios. Y la culpa, para muchos, es de los famosos

MADRIDActualizado:

«Coachella se ha convertido en un evento ridículo centrado en la moda y en los famosos en el que se congrega la gente rica para asistir a fiestas». Así resume el periodista Marlow Stern para BBC Mundo lo que ocurrirá este fin de semana y el siguiente en Indio, cerca de Palm Springs, a 200 kilómetros de Los Ángeles, en pleno desierto. Por supuesto, hay otra forma de resumirlo: el festival de Instagram.

No será fácil reunir en otro evento a tantos influencers y famosos, ver bailar a Leonardo DiCaprio, codearse con los ángeles de Victoria's Secret o invitar a una cerveza a Kendall Jenner. Incluso preguntarle a Dulceida por su polémico viaje a África porque, como bien sabe la catalana, todo el que es alguien debe estar en Coachella.

El festival presenta este año un cartel con Beyoncé, The Weeknd, Eminem o Jamiroquai. Pero eso da igual. Aquí lo importante es quién llega con quién, quién se pone qué y cómo y cuándo. Durante 2017, los 'bralettes' se convirtieron en la prenda más buscada en las tiendas. Todo porque Kendall Jenner apareció con uno -presumiendo de piercing en el pezón- en Coachella.

Kendall Jenner en Coachella en el año 2017
Kendall Jenner en Coachella en el año 2017-INSTAGRAM

En Coachella importa estar, pero también importa cuándo se está. El primer fin de semana es en el que las marcas organizan sus fiestas y por tanto, más famosos se pasean por el recinto. Si lo que te importa es la música, el primer fin de semana es también el tuyo: las firmas organizan sus fiestas, hay más famosos y por tanto, es cuando la organización programa las actuaciones sorpresa. Y esas actuaciones en otros años han sido las de Madonna o Rihanna.

La perversión de Coachella

En 1993, Eddie Vedder, líder de Pearl Jam, dijo basta. Organizó un boicot contra la empresa Ticketmaster -a la que se acusaba de monopolizar los escenarios de California- y ofreció un concierto en el Club de Polo Empire de Indio al que acudieron 25.000 personas. Entonces, nació Coachella.

Dulceida y Alba Paul en el festival
Dulceida y Alba Paul en el festival - INSTAGRAM

Pese al éxito, no fue hasta 1999 cuando el festival empezó a celebrarse de forma anual. Entonces, estaba considerado uno de eventos de música alternativa más importantes. Pero en el año 2001, la promotowra que organizaba el festival fue adquirida por el gigante AIG, que no dudó en cambiar el rumbo a la cita musical. En 2012 comenzó a celebrarse no uno, sino dos fines de semana seguidos, aumentando el número de famosos que se paseaban por los terrenos del festival.

«Es absurdo. Puede compararse con lo que ha sucedido con el festival de cine de Sundance en los últimos 20 años, en el que parece que uno esté en Los Ángeles en vez de Utah», lamentaba Stern. Un hecho que se nota, sobre todo, en el precio de las entradas. En 2018, un pase general de tres días costaba 429 dólares. Las entradas vip, inalcanzables, rondaban los mil dólares.

Lo mismo pasa con el terreno en el que se celebra el festival. Cada fin de semana presenta hasta doscientas actuaciones, por lo que puedes tardar hasta dos horas en llegar de un escenario a otro... en coche.