Oliviero Toscani
Oliviero Toscani - EFE

La hija del reputado fotógrafo Oliviero Toscani le acusa de maltrato infantil

Olivia denuncia en una carta la violencia y agresividad que sufrió de niña por su padre, conocido por sus controvertidas campañas en Benetton

MADRIDActualizado:

El célebre fotógrafo de moda, popular por sus controvertidas campañas de Benetton en los años 80 y 90, Oliviero Toscani (Milán, 1942) ha sido acusado por su propia hija de maltrato psicológico e infantil. Así lo ha expresado Olivia Toscani Rucellai en una carta publicada este lunes en los medios italianos.

«Me fui de nuestra casa en Casale Marittimo (en la región de Toscana, centro de Italia), a raíz de los continuos maltratos psicológicos y los chantajes que constantemente él manifestaba con violencia y agresividad», dice. Según su propia hija, todo comenzó cuando se separó de su madre: «Lo escuché blasfemar y maldecirnos, hasta llegar al límite inaudito de imprecar contra nuestras vidas y nosotras todavía (éramos) niñas, lamentablemente».

Rucellai considera que no ha sido un buen padre y que será muy difícil recuperar la relación: «No será jamás posible, sin un profundo y sentido acto de amor y conversión». De hecho, sus hijos ni siquiera conocen a su abuelo. «Alguien que no fue padre podría haber sido un buen abuelo. Pero ya es tarde», expresa.

Su decisión de hacerlo público fue a raíz de una entrevista de su padre, el pasado mes de diciembre, en la que asegura que fue un «padre honesto», unas palabras con las que su hija no está para nada de acuerdo. Pero su desapego con su padre también sufrió un duro revés cuando este, según su versión, no estuvo a su lado tras serle diagnosticado un tumor en 2009.

Carrera dilatada

Oliviero Toscani revolucionó el mundo de la publicidad con sus controvertidas campañas para Benetton en los años 80 y 90. Sus trabajos fueron tan provocadores que acabó siendo despedido por una con condenados en el corredor de la muerte. Pese a todo, Bennetton volvió a contratar el pasado año a su director creativo para darle un empujón a la firma.