Estilo - Gente

Detenido un hacker por el robo de 3.000 fotos de Pippa Middleton en la nube de Apple

El pirata contacto con diarios sensacionalistas para vender fotos privadas, algunas de la familia real

Pippa Middleton, la hermana de la Duquesa de Cambridge
Pippa Middleton, la hermana de la Duquesa de Cambridge - Reuters

El pasado viernes, un pirata informático entró en contacto con los diarios «The Sun» y «Daily Mail» para ofrecerles 3.000 fotos personales de Pippa Middleton, de 33 años, la hermana de la Duquesa de Cambridge, por las que pedía 50.000 libras (58.000 euros). Las imágenes habían sido robadas de iCloud, la nube de Apple, lo que pone en entredicho la seguridad que ofrece la multinacional a sus usuarios. Entre las imágenes, había fotos de sus sobrinos, los príncipes George y Charlotte; de ella probándose su vestido de novia y de su prometido desnudo.

La policía ha actuado rápido. En la noche del sábado fue detenido el presunto autor, un hacker de Northamptonshire, en el centro de Inglaterra. El hombre tiene 35 años y entró en contacto con los periódicos a través de WhatsApp y bajo el seudónimo de Crafty Cockney.

El robo suscitó alarma, sobre todo porque en su calidad de hermana de la mujer del Príncipe Guillermo, Pippa posee fotos distendidas de la intimidad de la familia real y de sus sobrinos. Se da además la circunstancia que los Duques de Cambridge se han distinguido por el celo con que protegen la imagen de los príncipes George y Charlotte, hasta el punto de que distribuyen fotos de ellos a la prensa en momentos muy puntuales y procuran mantenerlos fuera de los focos.

Pippa Middleton saltó a la fama por su físico agradable, tras ser la primera dama de honor de su hermana en su boda con el Príncipe Guillermo en la abadía de Westminster, en abril de 2011. Es un personaje social, sin un oficio claro conocido, que en los últimos años vivía en el barrio chic de Chelsea con su hermano. Allí conoció a su prometido, James Matthews, de 41 años, propietario de un fondo de inversión, con el que se casará el próximo año. El enlace fue anunciado el pasado julio. Antes, Pippa también había salido con dos personas del mismo perfil, banqueros de la City. James y Pippa salieron hace unos años, pero lo dejaron, antes de volver para su definitivo enlace.

La seguridad de las fotos en red parece estar en entredicho. En 2014, Jennifer Lawrence y otras actrices de Hollywood sufrieron el robo de imágenes suyas desnudas. Esta semana se ha sabido también que Yahoo ha sufrido uno de los mayores robos de datos informáticos de la historia, con 500 millones de usuarios afectados. Incluso se hicieron con el pasaporte de Michelle Obama.

James Matthews, millonario de 41 años, que se hizo rico con su fondo de inversiones, Eden Rock Capital Management. La incisiva prensa británica lo ha acusado de esquivar al fisco inglés moviéndose en paraísos fiscales caribeños. Sus prácticas de ingeniería financiera son legales, pero restaron un poco de encanto a un enlace que los Duques de Cambridge saludaron con un efusivo «estamos absolutamente encantados».

James fue el tercer financiero alto y delgado que se ganó el corazón de Pippa, quien según la biblia social «Tatler» presenta querencia por tal patrón. Es nieto de un picador de una mina de carbón de la Inglaterra norteña, como la propia Pippa, y vástago de una familia que como los Middleton han sabido hacerse ricos arrancando desde abajo en la clasista sociedad inglesa. David Matthews, el padre del prometido, de 72 años, comenzó como mecánico de coches y acabó haciendo fortuna en el mundo del motor. Fue, por ejemplo, uno de los socios de la escudería que descubrió al jovencísimo Lewis Hamilton.

En 2001, el prometido de Pippa fundó con dos socios el fondo de inversión Eden Rock Capital Management. James figura como consejero delegado. Hace seis años, los gestores de Eden Rock se vieron forzados a comparecer como testigos en un juicio en Estados Unidos contra Gary Marks, un cantante hawaiano reconvertido en financiero, que embarcó a sus clientes en la pirámide Ponzi de Bernie Madoff. Marks, con el que Eden Rock había colaborado, fue condenado a pagar una multa de 357.000 euros.

El año pasado, la firma de James Matthews, que tiene su sede en la calle Curzon del fino barrio londinense de Mayfair, sufrió otro contratiempo caribeño. Las autoridades monetarias estadounidenses cerraron el Caledonian Bank de las Islas Caimán, acusado de inflar sus activos. Solid Rock Management, filial de Eden Rock, se vio con 950.000 euros atrapados en sus cuentas y al final perdió el 10%.

Según «The Times» y «Daily Mail», resulta evidente es que el futuro marido de Pippa, con la que se casará el año próximo, no paga impuestos como cualquier londinense normal. En 2014, Eden Rock ganó el equivalente a 1,8 millones de euros, pero abonó al fisco británico tan solo 3.746, lo que supone un tipo del 0,2%. En 2013 se estiraron más: pagaron un 0,7% de sus beneficios. El año pasado, James se llevó a casa 665.000 euros por los números negros de Eden Rock. La compañía llegó a manejar en 2007 activos por valor de 900 millones de dólares, pero la crisis la golpeó y hoy se habla de 640.

Hace dos años, James adquirió por 20 millones de libras una casa de cinco dormitorios en Chelsea, donde vive con sus dos perros y disfruta de gimnasio y sala de cine subterráneas. Los paparazzis descubrieron el romance una mañana en que Pippa salió de ese domicilio con gafas y aire de haber pasado la noche allí.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios