Despedida y misa fúnebre - FRANCIS SILVA

Cientos de personas despiden a Chiquito de la Calzada en una misa en el barrio en el que nació

Familiares y amigos han estado arropados por representantes del mundo de la política y de la sociedad malagueña y no han faltado representantes del mundo del humor

Actualizado:

Cientos de personas han despedido este domingo al popular humorista malagueño Chiquito de la Calzada en la misa funeral que se ha celebrado en la iglesia de San Pablo del barrio de la Trinidad, donde nació.

Familiares y amigos han estado arropados por representantes del mundo de la política y de la sociedad malagueñay no han faltado representantes del mundo del humor como Bigote Arrocet, Paz Padilla y Manolo Sarrias, que muy afectado ha dicho que «ya está al lado de su mujer, Pepita».

El féretro con los restos mortales de Gregorio Esteban Sánchez Fernández llegó a las 11.30 horas y fue recibido con una fuerte ovación. Dentro familiares, amigos y numerosos asistentes lo han esperado entre aplausos.

Una bandera malagueña cubría el féretro franqueado por varias coronas de flores, que hacía alusión a dos de las películas que hizo con Bigote Arrocet, a frases suyas y de la Diputación a su hijo predilecto de la provincia, y el altar estaba presidido por un cuadro de Chiquito de la Calzada.

Al inicio de la homilía, el vicario parroquial, Juan Chinchilla, ha dicho que hoy «nos hemos reunido para celebrar el triunfo definitivo de Chiquito de la Calzada, porque no estamos para celebrar la muerte, sería de muy mal gusto».

Ha destacado que fue muy buena persona y que siempre tuvo la lámpara encendida, nunca se creyó nada, era muy humilde, «un maestro que ha dicho muchas cosas graciosas, pero nunca irrespetuosas». El funeral también ha contado con la presencia del humorista Manolo Medina que durante el oficio religioso ha dicho que Chiquito era parte de cada uno de nosotros, «Gregorio ha formado parte del decorado de una ciudad, Málaga».

«Era un hombre que desde la sencillez, desde lo más profundo de su inocencia revolucionó a un país», ha asegurado Medina, al tiempo que ha dicho que era «nuestro médico, el que nos quitaba las penas, era risa pura».

A la ceremonia han asistido también el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el presidente de la Diputación, Elías Bendodo; el delegado de la Junta de Andalucía en Málaga, José Luis Ruiz Espejo y el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Málaga, Daniel Pérez, entre otros.

También han despedido al humoristas numerosos rostros conocidos del flamenco como Pepe de Campillos, Antonio de Canillas, Fosforito, Antonio Cortés, y los humoristas Manu Sánchez, Tomás García, El Morta y Pilar Sánchez, entre otros. Con la Iglesia de San Pablo abarrotada, Málaga ha despedido entre aplausos al humorista tras escucharse algunas de las expresiones más conocidas de Chiquito como «hasta luego Lucas».

Chiquito murió la pasada madrugada a los 85 años en Málaga, donde permanecía hospitalizado por una angina de pecho que sufrió a finales de octubre. Compartió gran parte de su vida con Josefa García Gómez, Pepita, con quien se casó en 1950, y era habitual verlos a ambos caminando cogidos del brazo por las calles del centro de Málaga, hasta la muerte de ella en 2012, que supuso un duro golpe para el humorista.

Ahora ha fallecido a los 85 años después de un primera hospitalización el pasado 14 de octubre tras sufrir una caída en su domicilio, del que fue rescatado por los Bomberos, y regresar al hospital dos semanas después por una angina de pecho por la que tuvo que someterse a un cateterismo. Su cuerpo será incinerado y sus restos acompañarán a los de su esposa, Pepita, en el columbario del Cautivo.