Desmantelan en Melilla una red de falsificación de seguros de coche vendidos por Internet

Ocho personas han sido detenidas, siete de ellas en Melilla y una en Madrid, en una operación bautizada como «Axacar»

Actualizado:

La Guardia Civil de Melilla ha detenido a ocho personas, siete de ellas en Melilla y el cabecilla en Madrid, por estafa y falsificación en la contratación de seguros de vehículos por Internet en la denominada Operación 'Axacar', consistente en vender seguros que luego no realizaban, dejando desprotegidos a sus clientes cuando estos tenían cualquier percance con sus automóviles.

Según ha informado este viernes un portavoz de la Comandancia de Melilla, la investigación se inició hace unos meses por el Grupo de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de Melilla, tras recibirse comunicación por parte del responsable de una correduría de seguros mediante la que participaba que se estaban detectando numerosas irregularidades en tomadores de seguros que tras haber sufrido algún siniestro con el vehículo o haber sido identificados en controles policiales, aun con contar con los certificados y cartas verdes expedidas, «se comprobaba que los mismos no tenían cobertura, por lo que se presumía que podían ser documentación simulada o falsificada».

Ofertas por Internet

Durante la investigación pudieron constatar que existía un grupo de personas que ofertaba y publicitaba seguros de vehículos a motor a través de diferentes páginas de Internet a precios muy bajos y especialmente atractivos «para aquellas personas con un nivel adquisitivo bajo que suscribían y no eran dados de alta en ningún tipo de aseguradora, si bien facilitaban a las personas estafadas una certificación de expedición de un seguro en vigor y la referida carta verde, sin generar ningún tipo de dudas a los asegurados que los consideraban plenamente válido».

El portavoz policial ha explicado que en el periodo investigado, año 2016 y 2017, han podido acreditar más de un centenar de personas las estafadas a lo largo de todo el territorio nacional, mediante las ofertas de seguros que suscribieron. Como consecuencia de las supuestas falsificaciones y/o manipulaciones de las cartas verdes, los conductores estaban en la creencia que circulaban con un seguro en vigor dándose cuenta de la estafa cuando cometían alguna irregularidad en materia de tráfico o eran identificados en controles o puntos de identificación que se realizan en el territorio nacional, al hacerles saber que carecían de él y procediendo a ser denunciados, «con el consiguiente y grave perjuicio económico, y no menos importante, la cobertura a terceros ante cualquier siniestro».

Falsos empadronamientos

El portavoz de la Comandancia de Melilla ha indicado que durante la fase de investigación se detectó además la comisión de otro presunto delito de falsedad documental, mediante el cual a cambio de un lucro económico, permitían y favorecían el empadronamiento de personas en domicilios de Melilla a personas no residentes, con la finalidad de la compra de bienes muebles, como vehículos y de esta forma evadir impuestos que gravan su adquisición.

Durante el transcurso de la operación, la Guardia Civil de Melilla ha contado con la colaboración y apoyo de las Unidades de Policía Judicial del Cuerpo de Bailén (Jaén), Valencia y Madrid y las Áreas de Investigación de Lora del Río (Sevilla); la Compañía de Segovia y el Puesto de Segorbe (Castellón); las Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Oviedo y Ertzaintza de Vizcaya. De igual manera, la Guardia Civil ha destacado la colaboración de las Compañías de Seguro Mapfre y AXA, en calidad de perjudicados que han colaborado de forma estrecha en la investigación.