Drácula, pintado por Fernando Vicente para la obra Stoker
Drácula, pintado por Fernando Vicente para la obra Stoker

La Universidad de Alcalá niega la relación de Drácula con los vámpiros y los asocia con el «strigoi»

Una profesora ha elaborado un estudio que asegura que la imagen esbozada por Stoker es un mito y que el verdadero origen es un personaje mitológico de Rumanía

MadridActualizado:

Una investigación de la Universidad de Alcalá de Henares ha asociado el origen del verdadero vampiro con la figura del «strigoi», un ser del folklore y la literatura rumanas, que viene del mundo de los muertos o que, estando vivo, «provoca el mal». La investigación, explican, está desarrollada por Alexandra Chereches y se expondrá en el VI Encuentro Internacional de Espacios Míticos de la UAH.

La palabra vampiro en el mundo occidental contemporáneo está estrechamente relacionada con el conde Drácula, ese personaje de ficción al que dio vida el literato Stoker, basándose, dicen, en un mítico personaje de la Transilvania del siglo XV llamado Vlad Tepes, conocido como «El empalador».

La figura señalada por Chereches, en algunos relatos, puede chupar la sangre, pero no solo se dedica a eso. También atrae las malas cosechas, genera enfermedades y epidemias, quita la leche a las vacas, y está muy ligado a comunidades rurales y boscosas. Es peludo, puede tener ojos claros y cola. Para acabar con el «strigoi», el ritual exige su exhumación; o bien hay que pincharle el corazón con una aguja, para que explote, o quemar su corazón en una olla nueva.

Imagen de Drácula

En Rumanía, la imagen de vampiro que conocemos «está más lejos de la edulcorada que presenta el Drácula de Stoker y mucho más próxima a los mitos populares, más apegados a la tierra y relacionados con las respuestas que el hombre del campo querría dar a los desastres de la naturaleza o a los misterios que su vida encierra». El concepto de chupar la sangre a la víctima también puede estar asociado a quitar la energía del otro para disponer de más existencia. A veces se recomienda poner piedras alrededor de su tumba para que el 'strigoi' se entretenga en contarlas y no ataque.

Dentro del universo de los «strigoi» las mujeres tienen un papel protagonista, pero también hay hechiceras o curanderas que buscan aliviar a las víctimas que sufren por causa de estos seres.