Los diferentes líderes de Podemos, enfrentados estos días
Los diferentes líderes de Podemos, enfrentados estos días

Quién es quién en el embrollo de Podemos en Madrid

Los protagonistas de los líos de familia, intrigas, celos y meteduras de pata en la formación morada en la Comunidad de Madrid

MADRIDActualizado:

El embrollo monumental que se ha montado en Podemos Madrid en los últimos días, en relación con la elección de la persona que encabece la lista de la formación morada para la Comunidad de Madrid en las elecciones de 2019, tiene nombres propios. Protagonistas que han chocado -aunque el jueves anunciaran los líderes un pacto por Madrid- por partir de diferentes posiciones ideológicas, distintas familias políticas, o también por intrigas, celos o afán de notoriedad. Estos son algunos de ellos.

-Íñigo Errejón: Hace tiempo que el que fuera mano derecha de Pablo Iglesias ha sido señalado como más que probable candidato de Podemos en la Comunidad de Madrid en 2019. La idea es el resultado de un pacto político entre ambos. Y ahora tocaba materializarlo, previa convocatoria de unas primarias para elegirlo de forma oficial y sin saltarse la voluntad de los inscritos e inscritas en la organización, como recoge la filosofía de la formación morada. Pero maniobras de última hora adelantando estas primarias y desligando la selección del candidato de los restantes miembros de su lista alertaron a Errejón, que se plantó y amenazó más o menos veladamente con no presentarse si no le dejaban hacerlo a su manera y con su propio equipo. Un pacto de última hora con Iglesias ha salvado los muebles.

-Ramón Espinar: De él partió hace apenas unas semanas la idea de dividir las primarias en dos fases: una para el cabeza de lista y otra para todas las demás. Además, votó esta propuesta en un Consejo Ciudadano autonómico de Podemos, consiguiendo además -sin ningún voto en contra, aunque sí con 9 abstenciones- que la primera fase se adelantara al mes de mayo. Una urgencia que no entendió Errejón, y contra la que se rebeló. Espinar abrió la caja de los truenos y ahora habrá que ver si el pacto alcanzado en las altas instancias sujeta la tormenta.

-Lorena Ruiz-Huerta. La actual portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid representa a la corriente anticapitalista, y llegó al cargo tras un acuerdo hace aproximadamente un año con Espinar y su equipo. Desbancando para ello, de paso, al anterior portavoz, José Manuel López, hombre de Errejón. Pero si en política los tiempos sin tan relativos como las lealtades, en Podemos esto se multiplica por ciento: un posterior pacto Iglesias-Errejón desplazó a los anticapitalistas de muchos puestos directivos del partido en la región, lo que ha generado un resquemor y un descontento en este grupo que se ha ido incrementando con el paso del tiempo. La maniobra de las primarias por fases y aceleradas tampoco les han convencido. Tanto, que Ruiz-Huerta anunció el miércoles que en su grupo han decidido no presentarse a las mismas ni ir en las listas.

-Carolina Bescansa. La última llegada a esta «melé» de la formación morada es la diputada nacional Carolina Bescansa, que Errejón iba a proponer incluir en su lista electoral, y que se descolgó este miércoles con un documento interno en el que proponía básicamente un pacto a Errejón para desbancar a Iglesias desde el trampolín de la Comunidad de Madrid. Ella ha asegurado que todo había sido un error de su equipo, que filtró ese documento que no estaba ni terminado ni analizado ni votado. Y luego, se «borró» como posible acompañante de la lista de Errejón. No antes de que él rechazara su escrito, que tachó de «delirante».

-Pablo Iglesias. El líder absoluto de la formación morada guardó silencio en público ante lo que desde su entorno consideran «un asunto de máxima gravedad». Si alguien hubiera diseñado una manera de dinamitar desde dentro una candidatura, se habría parecido bastante a la llevada a cabo desde el seno de Podemos. Su reacción se hizo esperar 24 horas, y fue en forma de acuerdo con Errejón y Espinar: una especie de «pipa de la paz» pero sin humo, mirando a las ya muy cercanas elecciones de 2019.

-José Manuel López: el ex portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, guarda un discreto silencio, el mismo que ha mantenido desde que fue apartado del cargo que le correspondía, como candidato que fue en la lista a la Comunidad en 2015, por una decisión política llegada desde arriba. López observa y toma nota. E insiste en resaltar lo que la lógica indica: como señalaba en uno de sus últimos tuits, «la unidad más necesaria que nunca. Madrid lo necesita». Le hicieron caso.